Inicio » Alma »

¿Qué son las Constelaciones Familiares?

En Constelaciones Familiares se habla de Órdenes del Amor, y allí todos pertenecen (incluso los excluidos), y todos tienen su sitio.

Guía de: Alma

Llevamos en nosotros a nuestros ancestros mucho más de lo que creemos. Cada uno de nosotros lleva consigo, así como el ADN, la información de su historia familiar, aunque no la conozca. Así, no somos individuos independientes, sino parte de un sistema familiar, que se extiende luego a un sistema más grande, como un pueblo o ciudad, un país, una cultura. El inconsciente familiar produce, en el nivel del alma, efectos inimaginables en nuestra vida. Hechos o personas excluídas del sistema, tienen implicancias en las siguientes generaciones.

Eso es lo que tratan las Constelaciones Familiares.

constelaciones familiares

Desarrolladas por Bert Hellinger, luego que descubriera que ciertas tribus honraban a sus antepasados, con reconocimiento y pertenencia como movimientos claves, las Constelaciones, son un procedimiento sistémico fenomenológico, para configurar sistemas familiares con la ayuda de personas que representan a los miembros de una familia. La configuración, guiada por un terapeuta constelador entrenado, permite mirar a la persona que constela y a su sistema familiar como un conjunto, y entender las implicancias inconscientes que la perjudican en la auténtica realización de su destino.

Parece magia, pero no lo es. En el momento que se configuran representantes para el consultante y los miembros de su familia, estos representantes son tomados por una “fuerza” que muestra las dinámicas de las familias. A esta fuerza se le denomina campo morfogenético (que ojo, no tiene tiempo), y los representantes comienzan a sentir como las personas verdaderas, vivas o muertas. Y muestran lo que se mueve en la profundidad del alma de cada uno, sin conocer a esas personas, ni saber nada de ellas.

En esta disciplina terapéutica se habla de Órdenes del Amor, y allí todos pertenecen (incluso los excluidos), y todos tienen su sitio. Los padres, por ejemplo, sólo dan, y los hijos, sólo toman de sus padres. Estas “leyes” son los órdenes del Amor.

Así, cuando miramos desde el Amor, y todos somos incluidos, comenzamos a derribar ciertos muros psicológicos inconscientes, resignificando nuestras vidas. Y ahí es cuando sanamos.

Más sobre Alma

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X