Cristina Fernández habría enfrentado otro intento de ataque en su contra

El secreto de sumario impide conocer lo ocurrido en el supuesto atentado su contra. Sin embargo, abundan trascendidos y versiones.

Guía de: Argentina

Captura desde 2022-09-13 13-57-04

Brenda Uliarte, segunda detenida de La Banda de los Copitos. Foto La Nación.

El ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, aseguró este martes que se produjo una reciente amenaza contra la vicepresidenta Cristina Kirchner. El llamado habría sido de una mujer al 911, y geo localizado en la ciudad de La Plata, a 50 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires. La novedad se suma a una nueva detención en la causa por el supuesto atentado contra la vicepresidente. En este caso es una amiga de la novia del detenido principal. Los tres detenidos están a disposición de la Justicia.

Lo sucedido frente al domicilio de la vicepresidente

En la noche del jueves 1 de septiembre, un hombre se acercó a la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, mientras arribaba a su domicilio y saludaba a simpatizantes. El sujeto extrajo un arma y le apuntó a la cabeza sin que ella pareciera darse cuenta. Ese hecho, suficientemente documentado en imágenes televisivas, es lo único concreto. El resto de la situación, incluyendo la investigación, ha ingresado en una zona espinosa.

Días antes, la vicepresidente, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, debió escuchar los contundentes alegatos de los fiscales de la causa judicial conocida popularmente como “Causa Vialidad”, donde Cristina Fernández es la principal acusada de liderar una asociación ilícita para apropiarse de fondos públicos destinados a la realización de obras públicas. Los fiscales solicitaron para ella 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Cristina Fernández, niega los cargos y asegura que es víctima de persecución política.

CristinaKirchner-560

Una vez conocida la solicitud de condena, algunos centenares de simpatizantes comenzaron a congregarse frente a su domicilio en el barrio de Recoleta para expresarle su apoyo. Una serie de desmanes obligó a la Policía de la Ciudad a poner vallados de contención. Los enardecidos simpatizantes generaron disturbios derribando las vallas. La situación generó un conflicto jurisdiccional entre la Ciudad y Nación, que se dirimió asignando la custodia del perímetro de su domicilio a Seguridad de la Nación (además de la custodia asignada que siempre le acompaña). La Policía de la Ciudad acordó mantenerse a tres cuadras del domicilio. Hasta aquí son hechos verificables.

Una sucesión de hechos desafortunados

La noche del suceso un hombre se acercó a la vicepresidente y le apuntó con un arma, quedando a unos 40 centímetros de su cabeza. Varias de las personas que le rodeaban le redujeron cayendo el arma al suelo. La vicepresidente recogió un libro del suelo y continuó saludando y firmando ejemplares por espacio de seis minutos. Nadie alertó sobre la presencia de un supuesto asesino y todo prosiguió como si nada hubiera pasado.

El joven fue alejado del lugar entre tres o cuatro personas. Las imágenes muestran que una vez apartado de la vicepresidente, el joven es liberado de la sujeción, aunque continúa siendo escoltado. Una media hora después, la Policía de la Ciudad confirmó que lo había detenido, a pesar de que la custodia del lugar estaba a cargo de Seguridad de la Nación. Las imágenes muestran al joven escoltado por dos policías, sin esposar y siendo conducido a un móvil policial.

Captura desde 2022-09-13 14-05-21

Algodón de azúcar o también copitos de algodón.

Investigación a “La Banda de los Copitos”

La prensa argentina ha titulado al grupo de personas acusadas como “La banda de los copitos” porque se ocupaban de vender copos de azúcar en eventos y parques. La investigación del suceso quedó a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo. Dadas las características del caso, la jueza decidió mantener el secreto de sumario.

El supuesto atacante fue identificado como Fernando Andrés Sabag Montiel. No está claro aún -por el secreto de sumario y porque la jueza no se ha expedido- si se ha podido confirmar que el arma incautada es la misma que se aprecia en las imágenes, si efectivamente el acusado gatilló el arma o no, si esta estaba cargada y si tenía bala en la cámara al momento del hecho. Todo lo que se afirma hasta este momento tiene características de trascendidos, no de información judicial.  Posteriormente, fue detenida su novia, Brenda Uliarte, y en el día de hoy a una amiga de esta, de la cual no trascendió su nombre.

Los trascendidos, que no es información, afirman que de acuerdo a lo extraído de los teléfonos de los detenidos habría existido un intento previo de atentado contra Cristina Kirchner, el sábado 27 de agosto pasado, que fue abortado. Hace dos días, en entrevista a un medio español, el presidente argentino afirmó que de las conversaciones extraídas del teléfono de los atacantes surgiría que él hubiera sido el próximo objetivo de la banda.

Por si algo faltara en este laberinto, es que en el juzgado por un “error” se habrían borrado los mensajes del celular del principal imputado. De hecho, la jueza convocó a la Gendarmería Nacional para custodiar las pruebas e intentar recuperar la información perdida.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios