Estupor y reprobación ante actitudes de la Presidente Cristina contra Macri

La sucesión de desplantes y berrinches de la Presidenta saliente pone en riesgo el normal traspaso del poder en Argentina.

Guía de: Argentina

Federico Pinedo, senador electo y negociador principal de Mauricio Macri ante los delegados de Cristina Fernández. Foto La Nación.

Ante la controversia creada por el lugar del traspaso de los símbolos presidenciales, la Presidenta saliente Cristina Fernández insiste en que debe hacerse en el Congreso de la Nación, ante la Asamblea General, cuando la tradición y las normas de protocolo indican que debe hacerse en la sede oficial del gobierno Casa Rosada y específicamente en el Salón Blanco.  El Presidente electo Mauricio Macri, intentó contemporizar con ella, pero lo único que logró fue una catarata de tuits acusándole de haberle gritado (a ella, una mujer sola, etc. etc.), algo que resulta al menos increíble para los que han observado las conductas de ambos a través del tiempo. En estas horas, delegados de Cristina pretenden que ella deje los atributos en el Congreso de la Nación y no se los entregue a Macri. Todo hace recordar a los desplantes de una adolescente y no a una Presidente aún en ejercicio.

Los delegados de Cristina, Parrilli, Boudou y De Pedro. Foto La Nación.

Sin datos y sin colaboración

La inédita actitud mantenida, por la muy pronto ex presidente, de intentar imponer condiciones de todo tipo y dificultar al máximo la asunción de las nuevas autoridades elegidas, provoca hastío y cansancio en la población ya bastante cansada de los enfrentamientos alentados desde el poder político y de la agobiante situación económica y social. Muchos intendentes salientes de la provincia de Buenos Aires, han prácticamente saqueado las municipalidades a su cargo llevándose el dinero y hasta los aires acondicionados, pasando por los juegos infantiles de las plazas y televisores en las salas de los hospitales entre otros bienes municipales que ellos consideran de su propiedad. Nombraron, antes de irse, a cientos de empleados sin función específica y alentaron la toma violenta de terrenos por parte de la gran masa de indigentes y pobres que siempre ocultaron o negaron. Varios funcionarios políticos en puestos estratégicos se niegan a renunciar y entregar información de la gestión a los nuevos funcionarios. Todo esto parece alentado por las actitudes de la pronto ex Presidente.

Recordemos que casi no hay reservas monetarias en el Banco Central y que el déficit alcanza entre 11 y 12 puntos del PBI, además se descubren día a día enormes deudas internas, ya que fueron vaciados los fondos destinados a los jubilados y otras fuentes de financiamiento. Se percibe una herencia de tierra arrasada, al mejor estilo de los ejércitos conquistadores en retirada.

Sobran los motivos

Algunos analistas políticos como el doctor y periodista Nelson Castro, autor del libro Secreto de Estado: la salud de Cristina Fernández de Kirchner”, considera que las actitudes de Cristina Fernández se corresponden como una profundización de las dolencias por las que es tratada por los médicos desde hace ya bastante tiempo. Otros consideran que esas actitudes se deben a necesidades políticas de erigirse como única referente opositora y algunos afirman que dentro de la concepción ideológica a la que adhiere la presidente saliente, no estaría el traspaso de poder a quien se considera un enemigo. Lo cierto, es que todo parece ser parte de una mala novela caribeña que ya provoca hastío y cansancio y hace parecer tan lejano el día 10 de diciembre de 2015. En tanto, circula en las redes sociales distintos temas musicales que son asociados a la despedida de Cristina. En estos momentos, 18:40 del día 8 de diciembre de 2015, su delegado Parrilli, confirma que la ex presidente no concurrirá a entregarle los atributos en ningún lugar. Patético.

El siguiente es el más destacado: La bifurcada de Menphis la blusera.

Si te vas, no, no, no me voy a matar.
Sabes, mejor, llevate si querés el televisor.
Mientras haces la valija, escucha esta canción.

Si te vas, no, no, no, no voy a llorar.
Sabes, mejor, yo desconocía tu inclinación.
Si te llevas la cama, chuchi, dejame el colchón.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X