Inicio » Autoayuda » Equipo

Feng-Shui, ¿por qué ordenar las cosas es tan importante?

Todos los años, la primavera nos invita a renovarnos al igual que la naturaleza. Existe en el ambiente una sensación de cambio que nos invade internamente a ser y vernos mejor. Explicamos por qué.

Todos los años, la primavera nos invita a renovarnos al igual que la naturaleza. Existe en el ambiente una sensación de cambio que nos invade internamente a ser y vernos mejor.

Según el Feng-Shui, que es arte y disciplina a la vez, esta energía de renovación tiene mucho que ver con el cambio de año energético en el hemisferio sur, que se inicia en la primavera astronómica y por ende en la naturaleza a inicios de agosto. Esta energía en el ambiente nos invita a renovarnos.

Pero ¿cómo hago para beneficiarme de esa energía? Y la respuesta es muy simple:   ¡¡¡ ORDENAR Y DESPEJAR  !!!

feng shui

Gonzalo López, El Mercurio

La energía necesita espacios ordenados y despejados para fluir libremente y en forma controlada.

Como condición primordial, la energía necesita espacios ordenados y despejados para fluir libremente y en forma controlada. Para que la energía se mueva, se requiere tanto de un espacio libre como la existencia de objetos en el camino. A mayor cantidad de objetos, a mayor desorden y menor espacio disponible, más se ralentiza la energía hasta estancarse.

Es en este punto cuando comienzan los problemas cotidianos que tenemos en nuestras vidas. Dependiendo de dónde exista dicho desorden se genera un bloqueo o estancamiento de algún aspecto que puede ser en el plano económico, de salud, amoroso o de relaciones con nuestros familiares o conocidos.

Cuantos más objetos poseemos, mayor es la energía que consumimos para conservarlos. Deshacernos de aquellos objetos que no nos alegran o que ya no necesitamos es como liberarnos de una pesada carga que hemos transportado hasta ese momento. Así a través del orden y la limpieza tenemos espacios más amplios y podemos movernos con mayor facilidad, además de la sensación de alivio que se siente que internamente hace que nos sintamos satisfechos por la labor ejecutada.

Poner orden en nuestros espacios no es algo que solemos hacer con placer o frecuentemente. Generalmente nos invade una sensación de letargo y nos resistimos a tener mayor libertad o mayor flujo. En la vida, suele ser necesario algún detonante para que nos demos cuenta de que almacenamos demasiadas cosas que no utilizamos o queremos. ¿Cuál sería este detonante? Puede ser que te hayan despedido de tu trabajo o una relación amorosa que termina mal o que te enfermes repentinamente. Estos son llamados de alerta a ordenar, para eliminar los restos del pasado que bloquean el flujo dentro de nuestro espacio y de nuestras vidas.

No hay que olvidar que la esencia del Feng-Shui es el libre fluir del viento y del agua. El viento es lo intangible como los pensamientos, las intenciones y las emociones y el agua representa todo aquello que podemos ver, tocar gustar, oler y oír, así como los movimientos de nuestro propio cuerpo. El Feng-Shui es un arte y una disciplina  que busca mejorar la calidad de vida realizando ciertos cambios específicos en el entorno, para obtener prosperidad, buena salud, relaciones armoniosas y bienestar en general, además de crear armonía, paz y fluidez y abundancia con y para las personas dentro de su entorno físico.

Como es afuera es adentro

Para equilibrar las energías en un espacio, es necesario hacer un correcto orden de los elementos físicos que existen en el lugar. Tus objetos y su ubicación en el entorno son manifestaciones externas de tus energías mentales, emocionales y creativas. Todo lo que piensas y sientes acerca de cada uno de los objetos presentes en el espacio que habitas, así como el sentido que tienen en tu vida, se pone de manifiesto en tu entorno. Es en ese espacio físico donde se hace patente lo que piensas acerca del dinero, las ideas que expresas y las que afloran al nivel de la conciencia.

Es por esto que es vital mantener ordenada nuestra casa  y lugar de trabajo, ya que la organización de nuestro entorno físico refleja realmente lo que pensamos de nosotros mismos, lo que experimentamos y de nuestra relación con la abundancia. Si tienes, por ejemplo, tu escritorio desordenado y atiborrado de papeles y carpetas, lo más seguro es que tengas un flujo estancado en tus finanzas y proyectos de trabajo. La solución es simple, ordena estratégicamente tu lugar de trabajo para que las cosas fluyan.

Por extraño que parezca, el lugar donde elegimos para ubicar nuestras posesiones materiales, son un indicativo de nuestra relación con el amor, el dinero y la salud. Las cosas son símbolos y emiten un mensaje cada vez que las miras. Los objetos tienen un nivel de vibración y poseen un doble significado: el de la cosa en sí y el de su mensaje. Este último depende de la ubicación que dicho objeto tenga en tu espacio. Si por ejemplo, en el sector de tu casa que refleja el área del amor y de las relaciones personales, tienes un cuadro cuyo tema principal es una persona sola y triste, lo más seguro es que esa sea tu condición actual o que tu modo de ver la vida sea así. Algunas veces el mensaje está delante de nuestros ojos y no lo vemos. Sólo lo comprendemos cuando comprobamos sus efectos.

Aligerar el equipaje

Ordenar tu espacio también ordena tu mente. Puedes, literalmente, ver con mayor claridad. Armonizar o convertir los espacios habitables en lugares más equilibrados o placenteros, evita distracciones, la sensación de mucho trabajo pendiente en tu oficina, despeja el camino para tener todos tus recursos a la mano, optimiza tus recursos, pues sabes donde están y en qué cantidad. Por otro lado, aumenta la tranquilidad para tener un descanso reparador en tu hogar, mejora la salud física, mental y emocional, pues los espacios con bloqueos o acumulación de basura, papelería, muebles viejos, malos recuerdos, deterioro de pintura, filtraciones de agua, humedad, etc. disminuyen la calidad de vida en cualquier espacio, tanto desde el punto de vista de la higiene, como de la seguridad en cualquier inmueble, y ello repercute sistemáticamente en nuestra calidad de vida.

Es importante darnos cuenta de lo que tenemos a nuestro alrededor y percatarnos si nos agrada o realmente lo usamos. Por eso yo aconsejo aprovechar esta nueva energía de la primavera para limpiar, ordenar y deshacernos de todo aquello que está roto o en mal estado, o que ya no lo necesitamos y puede servirle a otra persona. Esta simple acción nos puede ayudar a tener armonía en nuestro entorno, hacernos sentir bien y ver que las cosas de la vida fluyen y se ordenan para nuestro beneficio.

Más sobre Autoayuda

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X