¿Cómo se creó el sable de luz de Star Wars? Un escaso presupuesto los llevó a buscar materiales de la “basura”

Tenían el peor presupuesto pensado para una película de ciencia ficción, pero salieron más que victoriosos.

Guía de: Curiosidades

Durante la década de los 70´, fueron tiempos difíciles para el estudio 20th Century Fox, esto se debe a que estuvo al borde de la quiebra. Sin embargo, fue el único en aceptar el proyecto de George Lucas llamado Star Wars.

El presupuesto concedido a Lucas, para aquella época, era escaso: US$4 millones. Por ende, la construcción de cada detalle respecto del proyecto requeriría creatividad.

Es ahí cuando aparece la figura de Roger Christian quien colaboró en el departamento de arte -liderado por John Barry y Les Dilley- como escenógrafo de la película original de Star Wars.

En declaraciones emitidas en un documental de la BBC, Christian detalló cómo se desarrolló la película: “Era algo épico… un filme de ciencia ficción por US$4 millones”.

Y es que en el guión se consideraba la necesidad de crear robots, armas, sets, criaturas, naves y vehículos, por lo que él pensaba que no podría lograr lo que necesitaban, mucho menos con ese presupuesto.

En esa titánica tarea, su jefe, John Barry, tuvo la ingeniosa idea de desarrollar cada concepto con materiales almacenados de la basura. De ahí en adelante incluso se llegaron a comprar aviones destrozados.

La cantina de Mos Eisley, en su parte trasera, está completamente hecha con motores de viejos aviones laqueados de dorado. Mientras que la estructura curva de los R2-D2 es de madera contrachapada sumado a que la cabeza es de una lámpara antigua, y la especie de ojo es en realidad la pieza de aire acondicionado de una furgoneta.

Cabeza_RDD2

Foto: BBC Mundo

Por otro lado, el pecho de Darth Vader no es más que una vieja radio. Mientras que el sable de luz de los jedi tiene una historia bastante especial.

Vader

Foto: BBC Mundo

“Sabía que la espada láser, como se conoció al principio, sería la imagen icónica de ‘La guerra de las galaxias’. Era tan importante como Excalibur en la leyenda del Rey Arturo”, consignó Christian en el mismo documental.

Según siguió relatando, visitó a una pequeña tienda de fotografía donde solían alquilar equipos y le dijo al dueño: “¿Tienes algo aquí que sea inusual, cosas que puedan ser interesantes?”.

En aquel instante el dueño le dijo que al final de la sala había varias cajas apiladas, que “no había abierto en años”. Fue ahí cuando el escenógrafo abrió una de aquellas cajas cubiertas de polvo; entonces “ahí estaba”, comentó.

Para sorpresa del él, aquellas reliquias no eran nada menos que mangos del flash de una cámara fotográfica Graflex de los años 40′. Puesto que vio la necesidad de contar con ellos, decidió compró los cinco o seis mangos de flash que había y regresó a los estudios ya que eran “Santo Grial”.

“Lo que tenía en mis manos era exactamente como imaginé que sería una espada láser: un cuerpo pesado y cromado con un botón rojo y un clip de forma extraña al final que sujetaba el reflector que asemejaba un dispositivo para generar un haz de luz láser”.

Cámara

Foto: BBC Mundo

Para seguir construyendo el arma jedi utilizó parte de una calculadora de bolsillo, para así llegar a donde Lucas y mostrarle los avances.

“Creo que he encontrado el sable de luz, George”, le dijo Christian al creador de la saga. El escenógrafo recuerda que Lucas lo observó, lo sostuvo y sonrió.

“Ese era el procedimiento de aprobación de George, y la sonrisa era un ‘sí, has dado con ello’. Me pidió que le pusiera un clip para poder colgarla del cinturón de Luke Skywalker”, señaló.

Sable_Luz

Foto: BBC Mundo

Posteriormente, construyó dos mangos originales de la espada láser utilizada en la película y un tercero para tener de resguardo. Después le encargo a su productor de utilería para que hicieran más para Obi Wan Kenobi y la Darth Vader seguido de los ensayos, los dobles y la decoración de fondo.

Los mangos que fueron comprados en US$15 cada uno (unos 9.000 pesos chilenos de hoy), fueron adquiridos años después de estrenada la película por el Museo de la Música de Seattle (EE.UU.) por US$250.000 hace dos años (más de 154.000 pesos chilenos de hoy)

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X