¿Por qué la pelota de fútbol pasó de ser café a tener múltiples colores?

Los balones de fútbol han evolucionado bastante a lo largo del tiempo, tanto en peso como colores.

Guía de: Curiosidades

Lejanos se ven los tiempos en que la pelota en China, durante el siglo IV, era de cuero forrada en intestino de animal. El salto tecnológico en la fabricación del balón fue de 1863 en adelante.

balón

Antes los balones eran confeccionados a mano, livianos, de color café y bastantes pesados.

La pelota de fútbol, a principios del siglo XX, era de cuero y color café. Sin embargo, según consigna el libro “Historia Secreta de la Pelota”, se modernizó gracias a Charles Goodyear.

Goodyear, hijo de un matrimonio de comerciantes de Connecticut, durante 1839 derramó una mezcla de hule con azufre en una estufa caliente. Al comienzo estaba preocupado, pero al observar que el hule era maleable descubrió el principios de la vulcanización.

De ahí en adelante se construyeron neumáticos y una serie de productos derivados del caucho, además de que aportó al desarrollo de los balones de fútbol. Y en ese rubro, su compañía perfeccionó el balón en base a una cámara de hule, revestida de cuero, la que se mantenía inflada gracias a un bombín.

Pasaron los años y en Argentina, un país fanático del fútbol, los trasandinos Valbonesi, Tossolino y Polo crearon otra cámara con válvula que que se llenaba de aire a través de un sistema de inyección.

Cambio de colores y nuevas tecnologías

A la par del desarrollo de estás nuevas tecnologías, las balones de fútbol eran de cuero y color café. Sin embargo, en 1951, la FIFA autorizó el uso de una pelota blanca con parches negros.

Goodyear implementó el primer gran avance en los balones gracias base a una cámara de hule, revestida de cuero, la que se mantenía inflada gracias a un bombín.

Goodyear implementó el primer gran avance en los balones gracias base a una cámara de hule, revestida de cuero, la que se mantenía inflada gracias a un bombín.

El cambió sirvió para que la pelota fuera más visible y, de esta forma, ver mejor los desplazamientos de cada equipo. También benefició a las posteriores transmisiones televisivas, puesto que el color blanco es más nítido.

Posteriormente, incluyeron un balón de color naranja para partidos jugados en la nieve. Desde la década de 1960, de manera paulatina, se implementó el cuero sintético y en el mundial de 1982 fue el último en el que se utilizó una pelota de cuero.

En la actualidad, los balones de fútbol son muy livianos, rápidos, coloridos, sellados con soldadura térmica y testeados científicamente antes de presentarlos en el mercado. Y, por supuesto, todo aquello, en base a una propuesta de marketing que se renueva en cada mundial.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X