Wuhan, la “zona cero” de la pandemia del Covid-19, regresa a la normalidad, aunque con profundas cicatrices

Mientras el mundo aún no consigue domar al coronavirus, en la ciudad donde se originó, vuelven a retomar el pulso de la vida con recuerdos dolorosos en la memoria.

Guía de: Internacional

En Wuhan hace un tiempo hicieron fiestas multitudinarias en piscinas, algo impensado en occidente por su peligrosidad por estos días.

En Wuhan hace un tiempo hicieron fiestas multitudinarias en piscinas, algo impensado en occidente por su peligrosidad por estos días.

En Wuhan, hace poco más que un año, una pequeña ciudad para dimensiones chinas puesto que en ella viven la enorme cantidad de 11 millones de personas, se detectó el primer foco de coronavirus en el mundo. Ese brote con el tiempo creció y se cobró la vida de 3.869 residentes quienes murieron a causa del Covid-19-, según cifras entregadas por el gobierno chino, las cuales han sido ampliamente cuestionadas.

Wuhan, al día de hoy, pudo detener la cadena de contagio realizando acciones que en su minuto sonaron restrictivas e imposibles de ejecutar en un mundo hiperconectado: cancelación de vuelos, trenes y autobuses, bloqueo de carretera y solicitudes para que las personas se quedaran en sus hogares en estricto confinamiento. Mientras Wuhan se encargaba de contener el peligroso virus, este mismo y sus mutaciones se esparcían por el mundo trayendo una crisis sanitaria, hospitalaria y económica de proporciones que ha dejado una estela de más de dos millones de vidas.

Gracias a las medidas impensadas en Wuhan lograron domesticar al virus y muchas de sus criticadas medidas han empezado a ser replicadas en otras latitudes. Tal ha sido el éxito que en los últimos meses no se han reportado nuevas infecciones por coronavirus. Tanto así que el pasado 31 de diciembre muchos ciudadanos salieron en masa a las calles a festejar el comienzo de 2021, lo que en otras capitales del mundo debió ser solo un recuerdo del pasado.

El costo

Las efectivas pero severas medidas dejaron un gran costo en los ciudadanos, quienes lentamente han ido retomando la libertad en sus días. Muchos ciudadanos viven el duelo de perder seres queridos y en muchos casos ni siquiera despedirlos como se estilaba. Incluso muchos, permanecen sentidos con el gobierno pues debido a que no se explicó en un comienzo la gravedad – y la facilidad- del contagio, actitud que consideran pudo haber salvado más vidas de haberlo sabido a tiempo.

En CCN en español un enviado especial entrevisto a Yang Min, de 50 años, quien aún se pregunta si su hija estaría viva si le hubieran dicho que el coronavirus era contagioso sólo cuatro días antes. El 16 de enero de 2021, su hija de 24 años fue al hospital para recibir tratamiento de quimioterapia para tratarse el cáncer de mama. En ese entonces los trabajadores de la salud ya se habían enfermado por el virus, una señal inequívoca de su peligrosidad, pero el gobierno aún no informaba debidamente de la facilidad de contagio. Yang dolida dice que “si supiera que hay una enfermedad infecciosa, no hubiese enviado a mi hija al hospital para recibir tratamiento contra el cáncer. La envié al hospital para vivir, no morir”.

Xi Jinping ha sido criticado solapadamente en su país por su manejo de la pandemia en el comienzo.

Xi Jinping ha sido criticado solapadamente en su país por su manejo de la pandemia en el comienzo.

En un comienzo las autoridades sanitarias se señalaron que lo que posteriormente se conoció como coronavirus era solo un grupo de casos de “neumonía” e incluso afirmó que no existían señales de que esta enfermedad se “transmitiera de persona a persona”.

El medio estadounidense, a través de su enviado especial, entrevistó a Zhang Hai quien perdió a su padre por el coronavirus y quiere que el Gobierno le otorgue una compensación por la muerte de su padre. Esta actitud tan normal en países occidentales, en China no es común, puesto que el poder judicial se encuentra controlado férreamente por el Partido Comunista. Pese a eso Zhang presentó una demanda contra los gobiernos de la provincia de Wuhan y Hubei en junio, pero un tribunal rechazó su caso. No cejó y fue al tribunal de nivel superior dos meses después, aunque nuevamente desestimaron su propuesta. En noviembre pasado se dirigió al órgano judicial más alto de China, el Tribunal Popular Supremo, pero no ha recibido respuestas. Él expresa su desazón con esta serie de acontecimientos. “Si el gobierno de Wuhan no hubiera ocultado la gravedad del brote, mi padre no habría abandonado este mundo”.

No hay faltas

Desde el comienzo muchas personalidades en el mundo, como el expresidente estadounidense Donald Trump, acusaron a China de encubrir la pandemia.  Respondiendo esa clase de rumores Wang Wenbin, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresó que esos planteamientos y dudas eran “simplemente infundadas”. Agregando que hay una línea de tiempo clara del esfuerzo de China para combatir el covid-19, que es abierta y transparente. En el momento más temprano posible informamos sobre la epidemia a la OMS, identificamos el patógeno y compartimos su secuencia genómica con el mundo, y compartimos nuestra información y experiencia de contención del virus con otros países y regiones de manera oportuna”.

El mercado húmedo de Wuhan donde se originó supuestamente el coronavirus.

El mercado húmedo de Wuhan donde se originó supuestamente el coronavirus.

Una versión para la pandemia

Él éxito posterior de China al contener la pandemia que azota al mundo, ha tentado a las autoridades a descreditar los primeros indicios que señalan que se pudo haber hecho algo más para evitar contagios y muertes. CNN señala que Beijing ha utilizado todo su poder, especialmente “su ejército de propagandistas y censores para remodelar la narrativa en torno a su respuesta al coronavirus como victoriosa desde el principio, y reprimir cualquier voz que se desvíe de la línea oficial”.

Mercado de Wuhan

En pleno centro de Wuhan, se encuentra el mercado húmedo, donde se detectó el primer grupo de casos por coronavirus. Este sitio que otrora estaba lleno de gente y actividad, en la actualidad permanece cerrado y su futuro es hoy incierto. Tanto como el futuro chino, que, si bien supo sortear la crisis, siempre existe la amenaza de que puede colapsar por lo escurridizo que es el virus que ha puesto de rodillas al mundo.

Más sobre Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios