Elegía de Philip Roth, lucha contra la muerte

La novela Elegía del exitoso escritor estadounidense, nos lleva por el camino de la vida y la muerte, en una constante lucha por la supervivencia.

Philip Roth, uno de los escritores vivos más premiados de Estados Unidos, ganador de un Pulitzer con Pastoral Americana y de otros importantes reconocimientos, siempre nos sorprende con sus relatos.

Elegía no es la excepción. Este libro, una novela breve y sobria nos mantiene cercanos a los lugares comunes de Roth, como lo son las familias judías que emigraron a Estados Unidos, sus costumbres y en este caso, su descendencia.

El relato comienza con el funeral del protagonista, y de ese punto en adelante comienza el relato de su vida, desde que era un niño hasta su muerte, un circuito muerte-vida-muerte que se caracteriza por un hilo conductor bastante peculiar para lo que es la obra de Roth, la enfermedad y dolencias físicas.

Elegía, Philip Roth

Foto: InfoLibro

Elegía es una de las obras más conocidas del exitoso escritor Philip Roth.

Si bien los hechos, como van siendo narrados, hacen que se pierdan las expectativas (sabemos desde el comienzo que el protagonista muere), también nos van encantando con pequeños detalles que nos demuestran que Roth piensa en todo al momento de escribir.

En Elegía el protagonista está siempre ligado a la muerte, y por esto mismo se aferra a la vida de todas las maneras posibles. Así es como este hombre, que fuera hijo de joyero, tuviera un hermano, separado tres veces, padre de dos hijos y una hija, y que se dedicara a la publicidad en la ciudad de Nueva York, lleva en su cuerpo las cicatrices del miedo a la muerte y el dolor físico. De pequeño, dos hechos lo marcaron, la muerte de un hombre en la playa, la cual pudo apreciar a pocos metros, y una operación de una hernia. Los relatos de su historial médico son el hilo conductor de la historia de su vida, narración que se ve a ratos interrumpida por anécdotas familiares o recuerdos de la infancia, que nos van acercando más a los personajes que rodean al protagonista.

Philip Roth ocupa en Elegía el recurso de la dualidad entre la vida y la muerte, como sin una no existe la otra, y cómo hay que estar cerca de la muerte para aferrarse a la vida. La ira hacia el dolor y la enfermedad, la injusticia y el temor que acarrea, la desesperanza de saber que todos moriremos solos Roth las encarna en este anónimo protagonista, quien nuca es llamado por su nombre y vive su vida sin grandes ambiciones ni expectativas, más que luchar siempre por su vida.

Elegía es un libro triste, que nos habla de la desesperanza de ver la vida pasada que no podemos recuperar, de los errores cometidos y de la soledad de la vejez. Esta tristeza la podemos ver reflejada en un comienzo de la obra, donde Roth cita a John Keats y su Oda a un ruiseñor:

Aquí, donde los hombres se sientan y oyen sus mutuos quejidos; donde la parálisis agita algunas, tristes, últimas canas, donde la juventud palidece, adelgaza como un espectro y muere; donde tan solo pensar es estar lleno de tristeza (…)

Philip Roth siempre nos deja una enseñanza, y esta no es la excepción, ¿cómo queremos envejecer, y qué hacemos por los que han envejecido?

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X