Expiación: la ruta imperdible de Ian McEwan

Todo comienza el día más caluroso de 1935, cuando la familia Tallis se reúne y algunos sucesos hacen que la imaginación compita con la realidad.

Expiación es una de las novelas más premiadas del reconocido escritor inglés Ian McEwan, y cómo no serlo, si con su impecable estilo nos traslada hasta 1935, en el día más caluroso de aquel verano, en la intimidad de la familia Tallis, y en la creativa mente de Briony, la hija menor.

Es en Surrey donde comienzan a ocurrir los hechos que dan vida a Expiación. En la casa de la familia Tallis se encuentran Emily, la madre siempre enferma, Briony, la hija menor y Cecilia, la hija del medio que ha regresado desde la universidad, con un sentimiento que la embarga, entre culpa y nostalgia. Jack Tallis, el padre, se encuentra trabajando en Londres. Las mujeres de la familia Tallis están a la espera de Leon, el hijo primogénito y hermano favorito, y también esperan la llegada de los primos del norte, los hijos de Hermione, hermana de Emily, quien tras su divorcio se ha marchado a Francia con su amante.

Expiación

Foto: El Mercurio

Expiación de Ian Mcewan

La pequeña Briony ha escrito una obra de teatro para sorprender a su hermano Leon, y contando con la presencia de sus primos, comienzan los ensayos de la obra, donde asoma el ego de la pequeña autora que se ve enfrentada a su prima Lola, de quince años, quien se adjudica el papel protagónico y a los gemelos, de nueve años que deben ensayar obligados y a disgusto, pues intuyen que su estadía en la casa de los Tallis será por más tiempo del que esperan, sintiéndose a disgusto, y atemorizados en casa de su tía Emily.

Mientras en el interior de la casa de los Tallis los menores ensayan la obra de Briony, en el jardín se encuentra Cecilia con Robbie, el hijo de la criada, quien es el protegido de la familia y puede estudiar gracias a los Tallis. Se siente una tensión entre Cecilia y Robbie, tal vez porque él tiene mejores notas que ella, o porque en la universidad se ignoraban, renegando de su amistad de la infancia.

Este encuentro es visto por Briony desde la ventana de una habitación de la casa. Aquí se marca el cambio de perspectiva que siente Briony, por primera vez, la pequeña de trece años se da cuenta que la vida es más que sus escritos, que no sólo existe el bien y el mal, sino que también aprende que no todo termina siempre con un final feliz, es el momento en que Briony siente que ya no es una niña, que ha crecido y puede entender la vida tal como es, obsesionándose con estos hechos y con la novela que escribirá acerca de ellos.

En Expiación, la descripción de los ambientes, la interioridad y complejidad de los personajes nos transporta al interior de estos espacios y de sus protagonistas, consiguiendo una lectura comprometida que nos lleva desde la curiosidad a la emoción. McEwan logra, de una manera impecable y llena de emociones, introducirnos por el camino de la expiación.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X