“El año del diluvio”, peligro del avance científico sin control

La nueva novela de Margaret Atwood, el año del diluvio, explora las ruinas de un mundo postapocalíptico.

Guía de: Literatura Fantástica

¿Qué pasa con el mundo después de su destrucción? ¿Qué clase de sociedad emerge de las ruinas de una civilización ya desaparecida? ¿Cómo sobreviven los restos de la humanidad? Estos son los ladrillos con los que se construyen las historias postapocalípticas que de tanto en tanto despiertan nuestra atención.

Cintas como la trilogía australiana de “Mad Max” o “El libro de Eli”, novelas como “La carretera” o “Las torres del olvido”, e incluso todas las historias de zombies, se hacen cargo de imaginar ese futuro en términos poco gentiles.

El año del diluvio

Foto: Brugera

Ahora es el turno de la prestigiosa escritora canadiense Margaret Atwood con su novela “El año del diluvio” (Bruguera), donde construye un relato postapocalíptico de nuestra sociedad “tecnodependiente” y consumista. Pero también es una historia que reúne los tópicos que han definido buena parte de su obra: el feminismo, la defensa del medio ambiente y la denuncia de los peligros que representa una ciencia sin ética.

Más que una novela de ciencia ficción, “El año del diluvio” pertenece al ámbito de la literatura de anticipación, con un énfasis en el desempeño —y responsabilidad— de los científicos y su impacto en la sociedad del futuro.

“El año del diluvio” es una narración a dos voces. Ren trabaja y vive en el club Scales and Tails, un lugar seguro, limpio, con comida y medicinas; un oasis en medio del caos. La otra es Toby, ya mayor, que pasa los días en medio de las ruinas de un balneario, temiendo que alguien o algo aparezca por entre los árboles.

Ambas historias van dibujando cómo se produjo la catástrofe planetaria producto del abuso de las industrias farmacéuticas, así como de los poderes políticos y económicos. En ese contexto, este libro rescata ciertos elementos y personajes de una novela previa de Atwood: “Oryx y Crake”, donde describe una distopía basada en la manipulación genética.

Atwood, que ha sido candidata al Premio Nobel de Literatura y que en 2008 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, no decepciona.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X