¿Realmente murió Philip K. Dick?

El escritor Michael Bishop construye una distopía en la que el autor de “Ubik” está vivo y Richard Nixon todavía gobierno EE.UU.

Guía de: Literatura Fantástica

Es 1982 y Philip K. Dick, el prolífico escritor de ciencia ficción, muere en su casa producto de una apoplejía. Pero casi al instante, miles de nanorobots comienzan a duplicarlo hasta el último detalle. Y luego sale a buscar un taxi para ir al aeropuerto. Entonces, ¿no murió? ¿Realmente puede estar vivo? La doctora Lia Pickford lo averiguará cuando vea a Dick entrar a su oficina en busca de ayuda, en un pequeño pueblo de Georgia. Algo que su marido, Cal —conmocionado por la muerte de su escritor favorito—, no podrá creer cuando su esposa se lo cuente. Lo que él no sabe, es que a partir de ese instante, sus vidas cambiarán radicalmente.

Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto

La Factoría de Ideas-Océano

Esto es “Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto” (La Factoría de Ideas-Océano), del estadounidense Michael Bishop, quien en esta novela construye un mundo paralelo en el cual no sólo Dick está vivo y es uno de los protagonistas. Además, en esta distopía Estados Unidos cuenta con una base lunar y Richard Nixon gobierna el país ya en su cuarto mandato —gracias a que ganó la guerra de Vietnam en 1974—, pero EE.UU. vive bajo un régimen autoritario y represivo.

Publicada originalmente en 1987 y reeditada en castellano en 2009, esta novela de Bishop —disponible en Chile hace poco— es un homenaje a este escritor fallecido precisamente hace 30 años (2 de marzo de 1982). No sólo por el protagonismo de Dick dentro de la trama, sino también porque la novela está escrita imitando (en el buen sentido) el estilo del autor de “El hombre en el castillo”, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” y “Ubik”, entre otros de sus clásicos de ciencia ficción.

Del mismo modo, la novela está plagada de guiños y citas a los títulos de libros escritos por Dick, así como a sus personajes. Tal vez por eso —sin desmerecer en nada la obra de Bishop— “Desgraciadamente, Philip K. Dick ha muerto” se disfrute mucho más habiendo leído las principales obra de Dick.

Michael Bishop ha escrito más de treinta de libros de fantasía y ciencia ficción. Se doctoró con un estudio sobre la poesía de Dylan Thomas, durante años fue profesor de inglés y ahora se dedica a tiempo completo a la literatura. Traducido a más de doce idiomas, ha ganado los premios Nebula, Locus y Sciencie Fiction Chronicle.

Además de esta novela de Bishop, Philip K. Dick también ha sido incorporado a las tramas de los relatos “The Transmigration of Philip K” (1984), de Michael Swanwick, y “Kindred Blood in Kensington Gore” (1992), de Brian W. Aldiss; además de la novela “Of the City of the Saved…” (2004), de Philip Purser-Hallard.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X