Leyendas del Ring: Trish Stratus, la luchadora que superó la humillación para ser una estrella

Lo de Trish no fue sólo esfuerzo, sino también resiliencia frente a vejaciones.

Guía de: Lucha Libre

Trish Stratus

Trish Stratus

Puede que el nombre de Patricia Anne Stratigias no diga mucho para los fans de la lucha, pero al hablar de Trish Stratus, la cosa cambia radicalmente.

Y es que la ex luchadora de 43 años, si no es la madre del Women´s Revolution que vemos hoy, se le acerca por poco.

La canadiense fue la primera mujer en el ring que pudo barrer con esfuerzo (y talento) el estigma de modelo destinada a posar en paños menores, en una de las épocas más misóginas de la lucha libre.

Sus comienzos

La carrera de Trish comenzó como manager de Test y Albert en el año 2000, era el fin del Attitude Era, donde la batalla por el ráting llevaba a que se hiciera de todo por ganar teleaudiencia y derrotar a la WCW.

Fue un comienzo quitado de bulla el cual destacó por el primer feud que tuvo con Lita, Amy Dumas, luchadora estadounidense que sería con el tiempo su mejor amiga fuera de los rings, y su antagonista natural en pantalla.

La denigración

Fue en enero del 2001, cuando la Stratus comenzaba un storyline donde hacía de amante de Vince McMahon, dueño de la compañía, lo cual la posicionaba en curso directo a una rivalidad con Stephanie, la hija de Vince.

Esta rivalidad que termina con el triunfo de la McMahon en febrero de ese mismo año en el evento No way Out, la lleva a sufrir hasta marzo de humillaciones en pantalla como tener que desnudarse y ladrar como un perro, entre otras licencias creativas que en esos años se consideraban “divertidas” e “inofensivas” en la WWE, pero que hoy son vistas como inaceptables. Y con justa razón.

 

La historia despertó una controversia que la empresa de wrestling hasta el día de hoy debe enfrentar, sobre todo cuando se le cuestiona su honestidad e integridad con el movimiento femenino.

El ascenso

De ahí en adelante, lo de Trish fue ascenso puro. Con talento y mucho esfuerzo, la modelo de fitness lograba posicionarse como una de las luchadores más talentosas de la historia, teniendo en los años consiguientes rivalidades memorables con Lita, Molly Holly, Mickie James, y Chris Jericho y Christian.

A su vez, estaría envuelta en storylines con rostros del calibre de The Rock, además de ganar el título femenino de la WWE en 7 ocasiones, además de ser escogida 4 años como mejor luchadora del año por Pro Wrestling Illustrated.

Haciendo historia

Lo de Stratus estaba destinado a ser histórico. El 6 de diciembre del 2004, ella junto a Lita pondrían la primera piedra a la revolución femenina de la WWE, logrando que una lucha femenina fuera main event de Raw, por primera vez en la historia del programa.

La pelea fue por el título femenino, y la Straus cayó derrotada frente a Lita en una lucha de 9 minutos que se revisitaría por años a venir.

 

Dos años pasarían para su retiro, el 17 de septiembre en 2006, donde contra la misma Lita, ganaría el título femenino por séptima y última vez en el evento Unforgiven, dejándolo vacante esa misma noche. Sólo los grandes logran jubilarse de los rings con un título en su cintura a modo de tributo de la industria a un legado difícil de borrar.

La Stratus logró eso y más, al ser reconocida, merecidamente, en el Salón de la Fama de la WWE el año 2013.

Hoy Trish es una leyenda de 43 años dedicada al yoga y a la familia, también un testigo viviente de la ruta que debió seguir la lucha femenina para llegar al sitial que goza hoy día.

Mujeres como Charlotte, Ronda Rousey, Becky Lynch, Sasha Banks, Bayley, Asuka y tantas más, le deben hoy algo más que un muchas gracias a la Stratus.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X