Alan Turing: La impactante historia del padre de la Inteligencia Artificial

El científico inglés hizo importantes contribuciones a la ciencia, pero eso no importó a la hora de enjuiciarlo y condenarlo por ser homosexual.

Guía de: Matemáticas

Alan Turing fue enjuiciado y condenado por su homosexualidad, que era ilegal en la Inglaterra de 1952,  a nada menos que castración química, decidió quitarse la vida comiendo una manzana envenenada con cianuro (¿recuerdan el logo de Apple?).

Alan Turing Inteligencia

Foto: Internet

Alan Turing.

Triste y paradójico fin para un hombre acreedor de la Orden del Imperio Británico por haber descifrado códigos de comunicación alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y  padre de la inteligencia artificial. Un hombre que se abocó a comprender  el funcionamiento del cerebro humano. Su idea era simple: modelarlo como una máquina compleja  capaz de realizar una enorme cantidad de operaciones elementales en poco tiempo.

Hace unas pocas semanas el gobierno británico anunció que está preparando para aprobar una ley que permita un perdón para Alan Turing. Está en tabla la tercera lectura de ley que permite el perdón a finales de Octubre si no se hacen modificaciones. Este es un cambio radical de postura si se considera que el año pasado este mismo gobierno declinó el perdón a 49,000 hombres homosexuales que fueron condenados entre los que se incluye nada menos que a Oscar Wilde.

La simpleza y claridad de la creación de Turing, conocida como la “Máquina de Turing”, se contrastan con la inmensidad de su aporte y potencial para la ciencia.

Su máquina no tiene pantalla ni teclado solo una cinta infinita de casillas en que se pueden escribir símbolos. Podría tratarse del alfabeto o, en el caso de los computadores digitales de hoy, de ceros o unos. La máquina sólo puede leer un símbolo a la vez y luego puede decidir modificar ese símbolo y mover la cinta a la izquierda o la derecha, volver a leer o detenerse, según un conjunto de instrucciones predeterminadas. La entrada de la máquina es una secuencia inicial de símbolos y su salida es la secuencia que queda escrita en la cinta después de que la máquina se detiene.

Un problema que se puede resolver con esta máquina es un problema computable y las instrucciones de la máquina corresponden a un algoritmo. Esto esquema resulta ser universal  en el sentido que todos los programas y lenguajes que existen se pueden llevar a este esquema.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X