Florence Nightingale: El desconocido lado matemático de la fundadora de la Enfermería

Su deseo fue estudiar matemáticas, lo que fue resistido por sus padres porque era mujer y era el año 1840.

Guía de: Matemáticas

El 12 de Mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermería en honor al natalicio de la que se considera la fundadora de la enfermería moderna, Florence Nightingale.

Esta mujer de clase acomodada nació en Florencia, pero finalmente se radicó en Inglaterra. Fue educada en casa en parte importante por su padre, un graduado de Cambridge, y siempre se destacó en Ciencias y en particular en Matemáticas. Su deseo fue estudiar matemáticas, lo que fue resistido por sus padres porque era mujer y era el año 1840. Finalmente su férrea determinación dio frutos y fue discípula privada del matemático James Joseph Sylvester, un destacado matemático fundador del American Journal of Mathematics en su estadía por los EE.UU. y al que se le atribuye dar a varios objetos matemáticos sus nombres actuales como  “grafo”, “matriz” y “discriminante”.

Florence-Nightingale

Esta mujer excepcional tenía además una vocación religiosa tan intensa como su pasión por la ciencia que la llevó a sentir que Dios le había encomendado una misión. En su diario se lee “Dios ha hablado conmigo y me ha llamado a su servicio. Que forma ha de tomar dicho servicio es algo que la Voz no mencionó”. A los 24 años decidió cuál era su camino y acudió a Salisbury a formarse como enfermera. Sus padres se opusieron rotundamente a que su hija siguiera una profesión destinada a los pobres y los sirvientes y lucharon con ella por 10 años hasta que finalmente comprendieron que casar a su hija con un candidato acorde a su posición era una quimera. Finalmente viajó a Alemania a formarse como enfermera  y gracias a su formación científica en agosto de 1853 Florence fue nombrada superintendente del hospital para mujeres en Harley Street.

Su invaluable aporte como enfermera de campo durante la guerra de Crimea la convirtió en una heroína. Las crónicas dicen que fue la primera vez que las tropas regulares fueron tratadas con decencia y respeto.

Tras su regreso de la guerra, Florence Nightingale utilizó su fama para denunciar las deficientes condiciones de los hospitales. Esto llegó a oídos de la Reina Victoria y por su orden se formó un equipo con Florence y los matemáticos William Farr y John Sutherland que analizaron los datos recogidos durante la guerra. El estudio mostró una realidad devastadora: 16,000 de las 18,000 muertes durante la guerra fueron por enfermedades derivadas de las insalubres condiciones de los hospitales.

Diagrama de rosa o de área polar

La necesidad de difundir esta información de la manera más clara posible la llevó a dejar de lado las técnicas tradicionales de tablas creando así lo que ella llamó un diagrama de rosa o de área polar, que mostraba de una manera mucho más clara los datos. Esto fue todo un éxito y fue difundido por en muchos periódicos, lo que logró la toma de conciencia que era necesaria.

Su presentación es similar a un gráfico de torta, pero se modifica el radio para representar las cantidades en vez del ángulo. En la primera versión denominada “ala de murciélago”, el radio era proporcional a la variable y no el área pero posteriormente Florence lo corrigió.

Desde el punto de vista del diseño de la información esto tiene un dramatismo que no se logra con un histograma. En nuestros días este diagrama es una de las bases de muchas infografías y elementos de diseño.

En Londres, una vez más utilizando sus métodos estadísticos, convenció al Primer Ministro que las condiciones sanitarias debían mejorarse en todos los hospitales militares. En 1858 fue la primera mujer elegida como Miembro de la Real Sociedad Estadística por sus contribuciones.

Más que la creación de un formato gráfico, Florence fue innovadora en la recolección, tabulación, interpretación y presentación gráfica de las estadísticas descriptivas; mostró como la estadística proporciona un marco de organización para controlar y aprender, y puede llevar a mejoras en las prácticas médicas y quirúrgicas. En el fondo desarrolló una Metodología Estadística Hospitalaria que permitió a los hospitales recolectar datos y generar estadísticas consistentes.

La “mujer de la lámpara” o “el angel de Crimea” es hasta el día una inspiración para todas las enfermeras del mundo que, a mi parecer, no ha recibido en el mundo de la Ciencia el reconocimiento que realmente merece.

 

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X