La increíble historia del matemático que fue Papa

Recordemos la historia del primer Pontífice francés de la Iglesia y el único que se puede calificar de matemático.

Guía de: Matemáticas

Mucho revuelo y sorpresa ha causado la elección de un nuevo Papa latinoamericano y Jesuita en momentos en que la Iglesia vive momentos tan difíciles. Muchos aprovechan para volver atrás en la historia y recordar la inquisición española, el acoso y la persecución a Galileo y otros desafortunados eventos de la Iglesia Católica. Sin embargo, en este posteo me gustaría volver más atrás todavía y recordar la historia del primer Pontífice francés de la Iglesia y el único que se puede calificar de matemático.

Gerbert, un campesino francés nacido en 945 ingresó en su juventud al monasterio de Aurillac e inmediatamente fue reconocido por su inteligencia y no fue asignado a labores de cocina como era habitual. Entre 967 y 970 estudió bajo la guía del Obispo Atto de Vich en Cataluña en la zona que no estaba bajo el dominio del Islam. En esos tres años aprendió lo que más pudo sobre la ciencia Islámica particularmente la matemática. En esa época la enseñanza de la matemática se descomponía en un “quadrivium” que consistía en geometría, astronomía, aritmética y música.

Papa matemático

Foto: Guioteca

Papa Silvestre II

Desde España peregrinó a Roma bajo la protección del Obispo de Vich que fue asesinado al llegar a Roma. Afortunadamente sus grandes habilidades matemáticas encantaron al Papa Juan XIII que lo presentó al Emperador alemán Otto I, quien lo nombro tutor de su hijo. En el matrimonio de su pupilo conoció al archidiácono Gerann representante de Francia en la ceremonia y reputado profesor de lógica de la Catedral de Rheims. Fue invitado a Rheims para completar su educación antes de convertirse en el tutor del que llegó a ser el Emperador Otto II.

Después de una exitosa carrera académica fue nombrado abad de Bobbio en Italia donde se encontraba una de las bibliotecas más extensas de Europa. Esta vivía una crisis financiera de proporciones por mala gestión y abusos de los nobles que gobernaban esas tierras. Por desgracia demostró no tener las habilidades necesarias para arreglar el problema causando un motín generalizado que lo obligó a escapar de vuelta a Rheims. La muerte de Otto II en esa época lo dejó sin su patrono y protector. Gracias a su gran reputación académica logró el cargo de secretario del Arzobispo de Rheims y defendió a brazo partido al hijo y sucesor de Otto II de los intentos de usurpación del Duque de Bavaria y ayudó a llegar al trono de Francia a Hugh Capet. Esto detuvo su carrera académica pero lo llevó al cargo de Arzobispo de Rheims. Por desgracia se enfrentó con el sucesor del trono Francés contraer matrimonio con una prima. Esto le costó ser citado a Roma por el Papa Gregorio V y ser despojado de todas sus funciones episcopales.

Arzobispo de Ravenna

Sin muchas alternativas regresó a sus orígenes y se convirtió en tutor del adolescente Otto III . En menos de un año fue nombrado Arzobispo de Ravenna y después de la muerte del Papa Gregorio V a instancias de su protector fue el primer Papa francés de la historia y tomó el nombre de Silvestre II un día 9 de Abril de 999, falleciendo menos de 4 años después.

Sin embargo en el mundo de las matemáticas Gerbert es recordado por haber introducido el ábaco en Europa. Esto permitía hacer cálculos con una velocidad prodigiosa al lado de lo que podía lograrse con el sistema romano de numeración. También fue un docente apasionado y autor de varios libros en aritmética, geometría y astronomía.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X