Números primos en la naturaleza, casos sorprendentes

La madre naturaleza logra aprovechar una notable propiedad algebraica de los números enteros para proteger su equilibrio.

Guía de: Matemáticas

La familia de los cicádicos, vulgarmente conocidos como cigarras, vive uno de los ciclos de vida más singulares tanto dentro del reino de los insectos como fuera de este.

Las ninfas ciegas viven bajo tierra, alimentándose de la savia de los árboles por la mayor parte de su ciclo de vida. Entre la cuarta y la quinta metamorfosis suben en masa a la superficie, como los zombies de las películas.

Despliegan sus alas y entran en un frenesí cantor, durante el cual se reproducen por un periodo de no más de 4 semanas.  Finalmente mueren, otra vez en masa, en un digno final para una película de zombies dejando sus larvas enterradas para la secuela.

Ciclos de vida

Lo que tiene perplejos a varios entomólogos, son los ciclos de vida de dos especies particulares de estas cigarras. La  Magicicada septendecim que tiene un ciclo de 17 años y la Magicicada tredecimcon uno de 13 años.

Números primos

Foto: AFP

Entre los casos sorprendentes de números primos en la naturaleza está la Magicicada septendecim, que tiene un ciclo de vida de 17 años.

Las investigaciones muestran que los ciclos de vida de sus principales depredadores de superficie son de 2 y 3 años. El momento crítico y más débil de la cigarra son las primeras tres horas después de que sale a la superficie, en que sus alas y su nueva piel no están listas.

Una teoría que se maneja es que, dado que 13 y 17 son números primos se evita que se sincronice el ciclo de sus depredadores con el de la cigarra. ¿Se imaginan lo que pasaría si cada vez que salen las cigarras de su morada subterránea esto coincidiera con el momento de reproducción de sus depredadores una y otra vez sin parar?  La respuesta es simple las cigarras se extinguirían. Al tener un ciclo primo de vida es imposible que esto ocurra.

Por ejemplo, si consideramos 13 y 2, si coincide una vez al ciclo siguiente no ocurrirá, luego sí y otra vez no, etc… En el caso de 13 y 3 si coincide lo hará cada 3 ciclos solamente. La madre naturaleza logra aprovechar una notable propiedad algebraica de los números enteros para proteger su equilibrio.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X