Técnicas para estudiar: Investigación revela qué sirve y con qué se pierde el tiempo

Los métodos menos efectivos al momento de obtener una buena nota resultaron ser los que se usan habitualmente.

Guía de: Matemáticas

Una pregunta muy frecuente e importante tanto en matemáticas como en otras disciplinas de estudio es ¿cuál es la mejor manera de estudiar para una prueba?  Esta es la pregunta que decidió responder el profesor de psicología y director del Centro de Entrenamiento Experimental de la Universidad de Kent State, el Doctor John Dunlosky. Un conjunto de diez técnicas diferentes de estudio fueron revisadas por él y otros científicos en una investigación que apareció en Enero de este año en la revista Psychological Science in the Public Interest. Lo pueden ver en en este link.

Grande fue su sorpresa cuando se constató que los métodos menos efectivos al momento de obtener una buena nota resultaron ser los que se usan habitualmente. Peor aún, muchos de estos métodos son los que más se recomiendan. Es decir, Resumir, Subrayar, Palabras Nemotécnicas y otras.

Qué estudiar

Imagen: Alfredo Cáceres

Las conclusiones del estudio es que los dos puntos más importantes para obtener buenos resultados académicos es incluir pruebas de práctica y distribuir el estudio en el tiempo con un calendario definido que se conoce como “práctica distribuida”. Es decir, las “maratones de estudio” son en general contraproducentes. Esta técnica es solo útil en el corto plazo y su efecto desaparece por completo rápidamente dejando al estudiante sin ningún aprendizaje adquirido.

Subrayar no ayuda

De hecho el estudio muestra que subrayar partes del texto no solo no es una buena técnica de estudio, sino que puede ser incluso contraproducente. Esto puesto que concentra la atención en hechos individuales y puede truncar el proceso de hacer conexiones y conclusiones globales. Resumir el texto es una excelente técnica para aquellos que saben cómo hacerlo, pero incluso para esas personas hay mejores maneras de usar ese tiempo de estudio.

Aparte de estos dos puntos generales se plantea que es importante incorporar en la práctica distribuida el proceso de “Interrogación Elaborativa” y “Autoexplicación”. Es decir, preguntarse el porqué de las cosas y elaborar una explicación propia.

No deja de sorprenderme que finalmente todo esto, como decimos en Chile, “es más viejo que el hilo negro”. Esto me lo enseñaron los mejores profesores que tuve hace muchos años atrás. Esto no tiene nada que ver con el uso de grandes tecnologías u otros factores exógenos y es por eso que un gran maestro nunca pasará de moda ni quedará obsoleto.

Más sobre Matemáticas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X