Inicio » Mujer »

Los abdominales de Alexis Sánchez y la realidad de los chilenos

Fueron tema obligado de matinales, noticieros y cuanta conversación femenina. El marcado abdomen del delantero impresionó por mérito propio y porque dista mucho del cuerpo del chileno medio.

Guía de: Mujer

Hace unos días, mientras todo Chile celebraba la clasificación de nuestra selección al mundial, las mujeres quedamos boquiabiertas y no porque de la noche a la mañana nos haya impresionado el balompié. La causa de nuestro asombro era que el jugador chileno Alexis Sánchez exhibía unos abdominales pocas veces vistos en estos lares, menos aún en una cancha de fútbol.

El punto, no es que el cuerpo de jugador del Barcelona esté especialmente trabajado, aunque nadie niega que dada su práctica deportiva, más de un músculo ha desarrollado. El problema es más preocupante, porque está lejos del cuerpo del chileno medio.

abdominales sánchez

Foto: Marco Muga

Veamos, el torso del jugador quedó al desnudo en la cancha mientras celebraba el primer gol ante Ecuador que daba la clasificación al país para el mundial de Brasil. Ahí parte la primera diferencia, hasta ahora los cracks nacionales nos tenían acostumbradas a celebraciones del tipo Za-Sa, es decir levantarse la polera para mostrar la infaltable camiseta blanca –tan utilizada por el varón chileno en épocas de frío-, que en ese caso era escrita a mano con plumón.

Ahora bien, no hay que negar que habíamos visto otras celebraciones futbolísticas, como las del chupete Suazo, que se movía por la cancha con las manos en las orejas o las de Brian Carrasaco que saltaba como un canguro. Hasta ahí, salvo algún fetichismo particular, ninguna de ellas daba lugar a una mirada libidinosa, ni menos a un comentario de la anatomía de los deportistas en cuestión durante la conversación con amigas.

Ni hablar si se compara más allá de las celebraciones el cuerpo del jugador con la anatomía a las que estamos acostumbradas por estos lares en los caballeros. Primero porque “el chileno de a pie”  pasado los 25 años -aun cuando sea flaco como un fideo -comienza a desarrollar una pancita cervecera o lo que otros llaman más elegantemente “el rollito de la felicidad”, que los hace parecer corrector.

Y si  bien los últimos años hemos visto que están cada vez más cuidados, lo cierto es que ni aún con mucho runner u horas de gimnasio los señores logran ocultar totalmente los excesos de grasas.

En definitiva, ¿por qué impacta tanto el bronceado, bien demarcado y al parecer (no tuve la oportunidad de asegurarme que así sea) duro abdomen de Sánchez? Por un tema de comparación con lo que hay.

Más sobre Mujer

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X