Apparat Organ Quartet: Música en blanco y negro desde Islandia

Apparat Organ Quartet es un verdadero deleite para los que gozan de los sonidos analógicos bien manipulados y en busca de una comunión melódica.

Guía de: Música Indie

Islandia, ese pedazo de tierra rodeado de agua allá por los gélidos mares nórdicos, un poco más pequeña que Cuba y con una población de un poco más de 300.000 habitantes, y cuya moneda es el króna, tiene esta agradable dinámica de sorprendernos con música muy interesante desde hace ya unas décadas, antes incluso que Björk y su debut como solista.

Aparecido un ya lejano 1999 desde la capital de Islandia, Reykjavík, Apparat Organ Quartet es, como su nombre bien indica, un cuarteto en base a teclados y una batería. El rescate de Apparat Organ Quartet es nostálgico ya que su principal fuente de instrumentos son los teclados ya olvidados, análogos, sintetizadores rusos y una serie de órganos reacondicionados por ellos mismos, en esta búsqueda de un sonido robotizado (recalcado por el uso del vocoder en los temas con voz) y de ciencia ficción añeja.

Appart Organ Quartet

Foto: Internet

Apparat Organ Quartet.

“Apparat Organ Quartet” (2002) su debut, viene remecido por ideas minimalistas y repetitivas, Krautrock, Rock Progresivo, e incluso dosis de Heavy Metal clásico –en especial en la sin par “The Anguish Of Space Time” o en “Cruise Control” donde los teclados parecen transvestirse en sendas guitarras metaleras.

Cuando vuelven a terrenos más progresivos se revuelcan en geniales melodías que defienden con dientes y uñas mientras los paisajes musicales van deformándose a su alrededor. La acertada rítmica, los timbres y contrapuntos nacientes de cada nuevo teclado u órgano van generando capas y capas sonoras absolutamente deleitables.

“Pólýfónía” (2010) los devuelve más concentrados y enfocados: ya no desean demostrar nada y han llegado a un punto donde no buscan probar estilos con este extravagante formato si no más bien utilizar este formato para dar rienda suelta a un montón de buenas ideas que, obviamente, dejan ver su amor profundo por ciertos devaneos experimentales durante los setentas. Los pasajes son mucho más controlados y los espacios comienzan a hacerse notar.

No olvidan las grandes melodías que defienden con todo su arsenal musical, como en el caso de la impresionante “Cargo Frakt” con sus devaneos pop y sus inmensas oleadas de notas y más notas, secuencias y secuencias lo que nos lleva a otra de las gracias más notables de este cuarteto: al contrario de las tendencias comunes de hoy, Apparat Organ Quartet trabaja la nostalgia más allá de la simple instrumentación, ya que todo lo trabajado en teclados carece de secuenciadores o programaciones: todo lo que tocan está aconteciendo en tiempo real, nada es gatillado por un computador o por un midi, todo va pasando a medida que se va tocando.

Apparat Organ Quartet es una rara avis en los tiempos que corren, y un verdadero deleite para los que gozan de los sonidos analógicos bien manipulados y en busca de una comunión melódica.

PS: Espero este sea el primero de una serie de (breves) reportes con respecto a lo que estuvo y está aconteciendo en el panorama musical de Islandia. Intentaré ir desde los menos populares y terminar con los más populares –sin duda algo muy subjetivo. Lo intentaré al menos.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X