Joakim, Joakim, Joakim y sus tontas canciones

Las canciones son poderosas, minimalistas y pegadas; creadas para poner capas y capas de efectos que se van desarrollando hasta crear un efecto summum con ello.

Guía de: Música Indie

Joakim Bouaziz, el Parisino detrás de todo este cochambre, es un tipo muy particular. Partió tocando jazz, hip-hop y un poco de indie en los ’90s, pero eso no es lo que nos atañe.

Joakim en pleno 2006 dio vida a este particular y detonante álbum llamado “Monsters and Silly Songs”: formó la Ectoplasmic band para este cometido. El resultado es un híbrido insolente y potente que se pasea desde la electrónica a-la-Aphex Twin -aunque sin la violencia de éste, sino unos matices de hastío, de reviente, unos sonidos que le dibujan la cara- hasta ese rock tan pegado y súper pop que se deja entrever bastante en estos tiempos.

joakim

Foto: Agencias

Las canciones son poderosas, minimalistas y pegadas; creadas para poner capas y capas de efectos que se van desarrollando hasta crear un efecto summum con ello. Para eso están “I Wish you come here”, la insoportablemente buena “Lonely Hearts”, o “Rocket Pearl” que puede descolocar con sus cambios abruptos y dinámicos. Para probar sus elementos experimentales, “Three legged lantern” con sus 7 minutos de sonidos electrónicos, o sobre todo “Drumtrax” que busca y rebusca hasta dar con la melodía soñada, son composiciones que asombran y liberan de la clásica manera de ver la electrónica: fuera la Cachantun, el éxtasis y la pista de baile; acá hay búsqueda y camino por caminar.

El disco se pasea por todos lados con su soltura y gusto; es elegante y sabe separar la basura de lo anecdótico. Tiene sus cosas “de-relleno” como todo; pero la balanza declina siempre por lo interesante. Joakim es otro de esos galos lúdicos y geniales, pero que ya está lejos de tomar el acordeón y tomarse la copa de vino. Esto es el absoluto siglo XXI de la torre Eiffel.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X