Julieta Venegas, “Algo Sucede” (2015): Pasado para vislumbrar el Futuro

Acá están, nuevamente, desplegadas y desarmadas, las potencialidades y las fallas de una mujer que confía en su propuesta.

Guía de: Música Indie

MXB141500005_640x480_1

 

Ya con las primeras obscuras notas de un sintetizador que se resuelven en la disfrutable “Esperaba”, uno se sienta cómodo en el sofá de la familiaridad de las canciones de Julieta. Alejada un pequeño paso de la demasía electrónica de “Los Momentos” (2013) -disco, que personalmente, creo que es el que le falta crear a Javiera Mena- “Algo Sucede” retorna (al menos es una especie de acuerdo general) a una Julieta más primigenia: el acordeón vuelve a su protagonismo melódico (pasa con su single “Ese Camino” o en la interesante tensión interminable de “Algo Sucede”), su voz retoma su soledad vocal asumida, y la rítmica trata de decir algo previamente anotado.

Pero en su esencia, “Algo Sucede” amaina como un gran disco: sus canciones se suceden en claros logros rítmicos y melódicos; algo que es materia aprendida en la compositora Venegas. Tal vez cuando deja de presionar el acelerador pop de partículas se viene abajo muy bruscamente, como en el epílogo “Todo esta Aquí” o en “Una Respuesta”, que, de todas formas permite contemplar la fragilidad abierta de su voz, con todas sus falencias y virtudes.

Los discos inmediatos, esos que con un par de escuchadas adentran rápido en nuestra preferencia son mirados -quizás con justa razón por eventos altamente repetidos- con desconfianza, como si alguien que recién nos presentan muestra excesiva amabilidad. No obstante, si ya sabemos que el mundo sonoro de Julieta se basa en ser efectiva y efectista, no hay nada que temer o desconfiar. Este trabajo (el crear pop) es visto con desdén: esa mal mirada forma de mascar chicle, esa dulzona manera de atraer, tan propia del engaño. Y cuánto nos cuesta darnos cuenta que el trabajo más esforzado es lograr algo simple y pegajoso. Y más aún mantenerse en ello con una cordialidad honesta, hastiado ya de la crítica desorientada, de la falta de experimentación, de la carencia innovadora.

Acá están, nuevamente, desplegadas y desarmadas, las potencialidades y las fallas de una mujer que confía en su propuesta, equilibrándose en la cuerda floja de casi ser y no ser -mainstream creo que es la palabra que hay que usar ahora, antes decían vendido o posero-, ayudada para mantener su equilibrio de un acordeón y de unas cuantas teorías sobre cómo hacer una canción disfrutable.

PS= Julieta Venegas se presenta en Santiago, presentando este álbum, el día 22 de Octubre en el Teatro Nescafé de las Artes, más info acá.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X