Lou Reed: El fin de una época de arte pop y rock

Sobre las causas de su muerte, se especula sobre una posible complicación debido a una operación de transplante de hígado que el artista habría tenido en mayo pasado.

Guía de: Música Indie

El deceso de uno de los grandes compositores de rock nos arremete de sorpresa, incluso se hablaba de una broma generada en internet por algún malintencionado. Sin embargo, la muerte le llega a Lou a los 71 años.

Lou Reed

Foto: Internet

Lou Reed.

Sin haber aún una información oficial al respecto, se especula sobre una posible complicación debido a una operación de transplante de hígado que el señor Reed habría tenido en mayo pasado.

Pero más allá de las causas, hay un dejo de abandono profundo; la cantidad inconmensurable de citas, largas y hondas despedidas de bandas y solistas hacia la figura de Lou nos demuestra lo transversal de su música: Desde las postrimerías de los 60’s, cuando Lou y sus chicos daban vida a The Velvet Underground, apadrinados y seguidos de cerca por su mentor Andy Warhol, Lou Reed volcó en el rock una nueva forma de asirlo e interpretarlo; una forma sofisticada, casi cercana a las instalaciones de arte y las intervenciones, pero a la vez un modo animal, primitivo de agarrarlo, con canciones sucias y llenas de ruido y acoples. No es casualidad que su disco de 1974 se titule “Rock N’ Roll Animal”.

Cuando Lou tomó las riendas para una carrera solista, entregó una serie de trabajos disímiles: muchos eran joyas, otras joyas en bruto. Para algunos su trabajo empieza y termina en “Transformer” (1972) y cuando uno le escucha, no puede dejar de pensar que es, como comentaba alguna vez Rafael Gumucio, un disco de grandes éxitos; todas sus grandes canciones están ahí, una tras otra.

Toda la ciudad de Nueva York se pasea en esos acordes y en esa pálida voz, que casi está por caer en el habla más que en el canto. Esa voz que sugiere, que comenta, pero que nunca va a primer plano, nunca grita ni berrea; está presente y ausente al mismo tiempo. Será quizás por eso que le pide a las chicas que hagan el coro de Doo doo doo doo doo doo en “Walk on the Wild Side”. Y quizás también por eso que sólo Lou puede cantar una canción como “Perfect Day”.

Al tiempo él y Laurie Anderson juntaron más y más sus caminos. Compartían una visión del mundo y a la vez brillaban con luces propias. Cada cual en su genialidad, que gustaban a veces de colaborar y entregar esos trabajos en conjunto tan propios del arte en su posición más radical, en su enfrentamiento contra los esquemas y los estereotipos.

Uno de sus últimos experimentos fue su trabajo en conjunto con Metallica para el álbum “Lulu” (2011), donde más de alguno se llevó las manos a la cabeza para entender qué estaba pasando. Pero Lou es así: no puedes esperar de él más que lo inesperado.

Ya son parte de la historia de la música gran parte de sus canciones, su actitud impasible, y ese Nueva York que llevaba tatuado en el corazón. Buen viaje hacia la luz blanca.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X