“Misterio Relámpago” (2006) por Rosario Bléfari

El trabajo se desarrolla rápido, sin pausas, vertiginoso, con ganas de decirlo todo de una vez.

Guía de: Música Indie

“Misterio Relámpago” (2006) se titula el disco de esta gran cantautora, ex-Suárez (qué maravilla de banda, tal vez demasiado incomprendida en su época). Y, como su título, el álbum desemboca en una luz cegadora, potente y oculta.

blefari

Foto: Guioteca

Y será por eso que comienza tan de pronto, exactamente como el título de la primera composición, “Accidente”. Y el trabajo se desarrolla así; rápido, sin pausas, vertiginoso, con ganas de decirlo todo de una vez. Como, justamente, en el tema “De una Vez” (“No vayamos más por partes / hagámoslo todo de una vez”). Hay guiños al rockabilly, a un pop de bólido, a guitarras de punk lúdico e ingenuo.

No por ello hay que pensar que nuestra querida Rosario dejó de lado su absoluta desilusión y depresión: ahí están omnipresentes en “Cuaderno”, o en la misma “Accidente”, “Desubicado” o en el golpe certero de “Tuya” (“Me desanimo fácilmente”). Claro, ya no están esas minimalistas baladas y todas las guitarras están siempre ahí, fuertes, ruidosas, y entrometidas; al parecer son las letras y, sobre todo, la forma de evocarlas lo que las devuelve a esa tristeza absoluta.

Decir que la Bléfari está bien, mal, que es pendejona, que ya perdió su “don”, es ordinario, vulgar, y una falta de respeto del porte de un buque. Es una muchacha que sabe esgrimir su guitarra y sacar esas canciones bien tejidas con letras que se agradecen en la soledad del alma. Mientras seguiremos pacientes a que su último trabajo a la fecha (creo) “Privilegio” (2012), se asome por fin por nuestro país. “Misterio Relámpago” es una sacudida emocional, donde sus letras arman imágenes congeladas e imprecisas, para luego despistar con algún comentario obtuso, pero sabio: “Toda condición es imprecisa, no se puede hablar así, si no olvidara moriría, por exceso, invocando su protección, que me venga a buscar cuanto antes mejor, para retirarme de este mundo, y su infatuación…” (“Condición”).

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X