Nuevas bandas indie 2013: Una escueta lista

Siempre es bueno abrir un poco los gustos para darse una idea de lo que acontece hoy por hoy en cuanto a música.

Guía de: Música Indie

En estos tiempos es casi imposible mantenerse al tanto de todo lo que ocurre en materia de música: solistas y bandas nuevas surgen y desaparecen cada día. Y, obviamente, muchas de ellas son sólo una débil copia de alguna banda que ya lo hizo mejor y antes. Sin embargo, siempre queda la posibilidad de encontrarse con nuevas sonoridades que despierten el ya remilgón interés musical.

Aparece así esta pequeña lista de bandas nuevas del universo indie. Hay una variopinta de ellas y aunque difieren en estilos y algunas quedan en desmedro de otras en cuanto a valía y calidad musical, siempre es bueno abrir un poco los gustos para darse una idea de lo que acontece hoy por hoy en cuanto a música. Acá los elegidos:

1. French Teen Idol: Poco más se sabe aparte que son una banda italiana que se adscribe a la etiqueta Post-Rock (ese baluarte durante los noventas) y que sus discos anteriores fueron su debut “French Teen Idol” (2005) y su seguidilla “El Siete Es La Luz” (2009). Su último álbum hasta ahora es “Four Three Three” (2013). Un poco en honor a la verdad, la etiqueta les queda un poco grande. Lo de Post-Rock queda un poco en el espíritu, lo que más abunda acá es una vuelta de tuerca –otra- a la electrónica experimental.

Potty Mouth

Foto: Internet

Potty Mouth.

Si es por etiquetar, lo de French Teen Idol va más por la indietrónica que por otro lado. Hay interesantes paisajes sonoros y variadas atmósferas, pero el disco termina por sonar un poco plano, como una promesa que va a despegar pero jamás se cumple. “All I can give is everything” es una de las propuestas que posee más garra, a mi parecer.

2. Basia Bulat: Esta cantautora canadiense está, desde el 2007, con su debut “Oh, My Darling”, dando vueltas y piruetas dentro del agotado panorama de la música de cantautor. En su tercer esfuerzo “Tall Tall Shadow” de este año, muestra un disco con una variada gama de búsquedas y encuentros sonoros. Se pasea tranquila y solemne por diversos estilos, pero su fuerte está en una suerte de country moderno, lleno de rítmica y acentos fuertes. Los juegos de voces también son un denominador común y realzan la belleza de canciones que tienden a adherirse en el subconsciente. No espere la creación de la rueda en todo caso.

3. Gungor: Lo de Gungor va por lo prolífico (un disco por año desde el 2010) y también es una fuerte apuesta por el pop. Un pop revestido de su CCM (en español, música cristiana contemporánea) lo que en general crea una serie de atmósferas y búsquedas en este disco “I Am Mountain” como en “Beat of Her Heart” con su incansable búsqueda de un clima adecuado para la historia que se desarrolla. La ayuda de su esposa Lisa Gungor en los discos es un gran apoyo vocal. Más allá de etiquetas y cargas, lo de Gungor es un trabajo detallista que en nada envidia a las buenas bandas pop de hoy.

4. Day Ravies: Provenientes de Sydney, este disco “Tussle” del 2013 (al parecer, el único que han editado hasta la fecha) es un gran pastiche entre lo que reconocemos como noise-pop, shoegaze y etc. Las guitarras, vibrantes y siempre distorsionadas, parecen no acabar nunca y permiten el colchón preciso para las melodías agradables que emergen de la voz de Caroline de Dear. Es un disco bastante agradable, que permite una serie de escuchas. No promete la genialidad ni mucho menos algo innovador, pero ayuda a los que aún siguen buscando después de The Jesus and Mary Chains, MBV, y tantas otras bandas. De lo mejorcito que me he encontrado.

5. Potty Mouth: Dejé esta banda para el final pues es la que más llamó mi atención. Primero por las grandes expectativas que dejaban en cada página que comentaba sobre ellas y después por darme cuenta que muchas de las cosas que se hablaban sobre ellas eran bastante ciertas. Potty Mouth es una banda tipo riot grrrl y para los que conocen el término, saben que Babes in Toyland y las primeras Hole, L7 y tantas otras fueron la tónica de un detonante en donde las chicas tomaban los instrumentos y descargaban su rabia en composiciones punk, garaje, llenas de agresividad y distorsión.

La gracia de “Hell Bent” (2013) radica justamente en lo contrario: son las llamativas melodías que surgían de ese movimiento/etiqueta pero sin esa agresividad exagerada a veces. Lo de Potty Mouth no pierde jamás en el desparpajo y lo patán, pero es justamente su contención, su forma de avocarse a una música más contenida y melódica lo que hace que sean exquisitamente más interesantes. Y, siendo aún muy jóvenes, han dado con un interesante campo a explorar. Que se vuelvan una banda olvidable o inolvidable depende absolutamente de ellas, el material que poseen está lleno de potencial. Me atrevería a denominarlo ya uno de los grandes discos del 2013.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X