Recuento mejores discos 2014: Una lista nimia, caprichosa y quitada de bulla.

Ha habido música, y de alguna de ella daremos cuenta acá, no de toda, y haremos caso omiso de las famosas listas que empiezan a colgarse por estas fechas.

Guía de: Música Indie

Otro año más se marcha, tiempo de recapitular. Ha habido música, y de alguna de ella daremos cuenta acá (no de toda, y haremos caso omiso de las famosas listas que empiezan a colgarse por estas fechas, será una lista personal, tal vez demasiado, y tratará de abarcar discos que es probable que no vea en otros sitios, aunque obviamente estarán los renombrados, aquéllos que no pueden faltar). El orden, como es usual, es arbitrario:

GI-211_1500x300_540_540

1. Tobacco - “Ultima II Massage”: El proyecto solista de la cabeza de ese proyecto infinito y sucio que suele ser Black Moth Super Rainbow, se lanza con su mote de Tobacco para entregarnos un disco de pista de baile amorfo, de discoteca en declive, de cimientos meciéndose en una fábrica sonora. A lo que más se asemeja, obviamente, es a Black Moth Super Rainbow, pero con una obsesión con las repeticiones y el minimalismo que llega a nuevos e interesantes cotos. Para disfrutar bailando sentado.

Rave_tapes_cover

 2. Mogwai – “Rave Tapes”: Mogwai viene abandonando sus elementos que lo hicieron clásico en pos de una nueva forma de sonorizarse. La inclusión cada vez más preponderante de secuencias y teclados (voces a veces se intercalan vía vocoder) les da una forma más “madura” y sus composiciones devanean más hacia una atmósfera más pura; no una que quiera ensuciarse después con el lodo del ruido para volver a limpiarse y repetir. No es que hayan abandonado para siempre esa dinámica (su participación en el Primavera Fauna de este año lo confirma), pero digamos que Mogwai se mueve a otros parajes.

20140920233037!Aphex_Twin_-_Syro_alt_cover

 3. Aphex Twin – “Syro”: Cuando nadie se lo esperaba, Richard D. James asesta su golpe musical con un álbum que impresiona por muchas cosas, pero la principal me atreviese a decir es que es un disco que no busca complicarse: mientras todos tratan de buscar el breakcore del breakcore, florilegear ritmos sobre ritmos y crear melcochas irreconocibles, Aphex Twin apela a una electrónica simple, pero no básica. Acá hay un compendio de lo mejor de este chico más las bases de un futuro que sólo él puede visualizar. La música se arma y desarma, pero en una serenidad propia de quien sabe de qué habla.

Damon-albarn-everyday-robots

 4. Damon Albarn – “Everyday robots”: En plena reunión Bluriana y con todas las expectativas de un nuevo disco de Blur, Damon toma el timón y da un giro hacia un disco solista que viene aromatizado con ritmos más relajados, con canciones más melancólicas, y con un alto grado de melodiosidad. Es un disco reflexivo, con las clásicas críticas en formato social al sistema, que Albarn ha hecho su sello de la casa. Las composiciones ganan un montón al liberarse del formato más rockero/popero clásico y aprovechan de darse una vuelta experimental y más desnuda que ayuda a arrullar buenas melodías.

a0523103369_10

5. Forth Wanderers – “Tough Love”: Sin ser la invención (o reinvención) de la rueda, esta banda de New Jersey cala con sus melodías sentidas y sus letras a media adolescencia, tendrán algo de Camera Obscura aunque bien fundida con una estética más noventera, que hace que la dulzura a veces cruja un poco. Un buen y cuidado caramelo pop.

BR_electrectrico_cover_itunes

6.  The Bombay Royale – “The Island of Dr. Electrico”: Lo de esta gente va en serio. Si bien son de Australia, la estética (y la ascendencia) India se palpa en cada nota, en cada sentida melodía cantada ya sea por Parvyn Kaur Singh o Shourov Bhattacharya, o por ambos inclusive. Las canciones, un pastiche altamente adictivo entre Oriente y Occidente, con un guiño a la famosa industria de Bollywood, son una excusa para introducirse en un universo dulzón, potente y altamente explosivo. Un disco que no deja indiferente.

b3b2ca91

7. St. Vincent – “St. Vincent”: Annie vuelve a generar un disco entramado y entrañable de inmediato. Las guitarras (esas guitarras que no pueden ser de nadie más, ni siquiera de Robert Fripp o, más cercano, David Byrne) se revuelcan en nuevas y modernas formas de darse a conocer, mientras el pop mutante de Annie se abre paso como si fuera un machete en la selva. Hay espacios de paz, pero la guerra acá se vuelve mucho más paladeable. Una maravilla que ya empieza a decir adiós, pues Annie ya va con single nuevo. Verla en vivo es un imprescindible.

ABT040 TOPS LP-Jacket 11183 v2

8. TOPS – “Picture Your Staring”: Tuvieron un debut mirífico. Pero este segundo disco demora un poco más en entrar en el torrente auditivo, lo que no significa que sea un disco mediocre; pero se echa en falta esa capacidad de deslumbrar en un par de compases. O talvez sea culpa nuestra de estar tan acostumbrados a este hedonismo inmediatista. Sea cual sea la respuesta a este dilema, es un disco a escuchar y degustar lenta, lentamente.

EMEGO201-350

9. Tujiko Noriko – “My Ghost Comes Back”: Tujiko acostumbra a sus atmosféricas composiciones con su voz a veces fantasmagórica, a veces más decidida. En este nuevo disco, sus elementos aparecen más maduros y parecen venir más definidos. Lo fantasmagórico se acerca casi, casi a Julee Cruise. Y lo más concreto se escapa a un experimentalismo más ebrio y suelto. Otro paso para ella y nosotros.

packshot

10. Warpaint – “Warpaint”: Lo de estas chicas es la atmósfera, el clima, y la bruma que le circunde. Los temas se abren y se cierran cual flores para dar paso a sus fragancias etéreas. No hay que dejarse encandilar tan rápido ya que a veces el disco puede pecar de monótono. Piedras aparte, es una experiencia absolutamente disfrutable en la penumbra y “Love is To Die” ya se yergue a categoría de clásico al menos de este año.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X