Reporte Islandia 5. Sigur Rós: Con un zumbido en los oídos, tocamos eternamente

El álbum se hace altamente disfrutable, no por su diferencia con los otros, sino por su contribución a ampliar el universo conocido. O mejor dicho, a veces es un Sigur Rós que, como en su portada, se desnuda para llegar a su médula (“Illgresi”).

Guía de: Música Indie

Para los que seguimos los pasos de Sigur Rós –la banda más extrañamente representativa de las tierras desfamiliarizadas de Islandia- sabemos un poco de qué trata cada nuevo disco: una imponderable niebla que, lenta y absorbente, se apodera de los sentidos en base a estas espaciosas atmósferas donde los instrumentos parecen alentarse en un ritual de búsqueda de un clima que no puede avanzar ni retroceder. Un sonido que es una nube boreal.

Reporte Inslandia

Foto: Internet

Es por eso que cuando uno se topa con “Með Suð í Eyrum Við Spilum Endalaust” (rudimentariamente traducible a “Con un zumbido en nuestros oídos tocamos imparablemente/eternamente”) y su primer tema tan rítmico, tan cueca inclusive, la faz nuestra puede cambiar hacia una extrañeza en la extrañeza: ¿Dónde están esas composiciones climáticas, dónde su cadencia lenta y esponjosa? Y, a medida, que no hallamos respuesta pronta (que la hallaremos, pero en canciones más tardías, como “Festival”) pero, en retribución, nos encontramos con un Sigur Rós apasionado por melodías altamente tarareables (como sentir la alegría contenida de “Inní mér syngur vitleysingur”), por estructuras maleables y cambiantes. En fin, que se nos aparece un Sigur Rós lúdico, amigo de los toboganes y los campos. Un Sigur Rós que reflexiona menos y que su poder de contemplación se ha disminuido, pero ha ganado en una serie de características mágicas y veloces, una ronda en medio del pensamiento.

El álbum se hace altamente disfrutable, no por su diferencia con los otros, sino por su contribución a ampliar el universo conocido. O mejor dicho, a veces es un Sigur Rós que, como en su portada, se desnuda para llegar a su médula (“Illgresi”).

“Með Suð í Eyrum Við Spilum Endalaust” es un excelente disco para contemplar, extasiado, el lado más humano de esta banda astral. Sirve (y ayuda en ello bastante) para disipar un poco esa magnífica niebla sonora y darse cuenta que, detrás de esa maravillosa capa de sonidos que aumentan y se imponen inclaudicablemente, hay unas gráciles y deleznables melodías propias de un jardín pequeño, frágil y humano.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X