Tortoise, The Catastrophist (2015): Hundirse en la complacencia

El gran acierto del disco puede estar en su canción original "Yonder Blue", cantada por Georgia Hubley de Yo La Tengo (gran elección por cierto).

Guía de: Música Indie

02090e19

¿Qué puede ocurrir cuando nos dan el apoyo y la posibilidad de hacer lo que queramos pues seremos auspiciados de todos modos? Especialmente en el área de las artes esto puede ser un arma de doble filo: por un lado puede llevarnos a exigirnos hasta el paroxismo del perfeccionismo, debido a la presión que hay por el apoyo brindado a priori. O, por otro lado, puede ser que todo el aporte previo y la solvencia alcanzada nos lleve a dormirnos en los laureles y regodearnos en una complacencia exagerada. O algún término medio puede también acontecer.

Hay un poco de todo eso en el último esfuerzo de los “Chicagoans” de Tortoise; “The Catastrophist” parte en el 2010 como una respuesta al aliciente recibido por la misma ciudad de los vientos cuyo objetivo inicial era crear música para la ciudad basada en sus raíces (jazz y otras hierbas). Muchas de estas composiciones del álbum partieron como improvisaciones que terminaron siendo trabajadas al estilo de una orquestación.

Para el oído acostumbrado ya a más de dos décadas a lo que se etiquetó como “PostRock” (ese pastiche donde los que hacían música mezclaban todo para no tener una etiqueta que al final sí tuvieron) “The Catastrophist” no aportará mucho. De hecho muchas veces no contribuirá nada. La soltura exagerada con la que se suceden los temas puede tender a generar una monotemática, composiciones que generan una atmósfera pero que se quedan ahí, sin viajar y, a veces, enviciando el espacio que ocupan.

De las extravagancias que podemos encontrar, ambas parten de un ángulo que Tortoise trabaja poco (y creo no equivocarme al decir que no han trabajado para nada): las voces, la generación y creación de canciones cantadas. El primer encuentro es una versión de “Rock On”, original de David Essex -para los que tienen más de 30, sabrán que había una versión de Michael Damian para la película “Dream a Little Dream” (1989). La voz está a cargo de Todd Rittmann (U.S. Maple-Dead Rider) y es una anécdota más que nada.

El gran acierto del disco puede estar en su canción original “Yonder Blue”, cantada por Georgia Hubley de Yo La Tengo (gran elección por cierto). La canción se adivina atmosférica y la voz de Georgia no hace si no llevarla a cotos de hermosura con esa voz tan propia y tan delgada, a veces casi fantasmagórica.

Después de “Beacons of Ancestorship” (gigantesco disco del 2009), uno podría llegar a pensar que algo se perdió en el camino, o que tal vez las condiciones fueron muy diferentes, o simplemente algo se ha renovado en Tortoise. O se ha confundido. O quizás aún el disco está muy fresco y, como la pintura recién aplicada, aún cueste ver cómo se funde con lo pintado. Por ahora, acá está ya el último disco de Tortoise. Con todo lo que eso pueda llegar a ser.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X