Yo La Tengo en el Festival Maquinaria (2010): Una ola de ruido complaciente

Ninguna canción parece siquiera asomarse de entre los arbustos del ruido.

Guía de: Música Indie

Yo La Tengo (esa banda realmente inextinguible que parece tomar la parsimonia como bandera) es bastante especial a la hora de enfrentar festivales: hay momentos donde su condescendencia es absoluta, y los éxitos tarareables se suceden unos tras otros; o hay de esos sets cargados a un ruido interminable, donde ninguna canción parece siquiera asomarse de entre los arbustos del ruido.

Festival Maquinaria

Foto: Javier Valenzuela, Fliker.

Lo del Festival Maquinaria 2010 (segunda vez que esta banda se presentaba en nuestro país, y con unos casi 10 años de distancia) fue una mezcla interesante entre sus dos extremos: hubo éxitos rotundos, estuvieron ahí “Stockholm Syndrome”, “Mr Tough”, “Nothing to Hide” –recordemos que venían de lanzar hacía relativamente poco “Popular Songs”, “Sugarcube”, “Little Honda” (esa versión turbo-sónica de los Beach Boys).

Por otro lado, las figuras de James, Georgia e Ira son sencillamente insuperables: la humildad, sencillez y patanes, la sinvergüenzura, el profesionalismo de la soltura en ellos demostrada es una experiencia en sí misma: hasta en una esquina escondida Cosme (Café Tacvba) disfrutaba extasiado de esa mezcla agridulce de ruido y melodías apetecidas.

Como bólidos, descargaron todo lo que tenían escondidos detrás de un sonido garagero y sucio, propio de su declaración de principios, de su inagotable forma de estatizar que Yo La Tengo no transa nada; para los que se quejaban de un sonido poco pulcro, era darles a entender que Yo La Tengo está lejos de ser una ecualización: es un sonido que nace de las entrañas de una natal Hoboken que ha crecido hasta hacerles ser reconocidos como la banda más independiente de las independientes. La más antigua y la más nueva, la más duradera y la más quebradiza, la misma y la más cambiante.
Festival Maquinaria

Foto: Javier Valenzuela, Fliker.

Su parte final, con ese orgasmo de acoples y saturaciones a través del mantra “I Heard you looking” (que, a veces, parecía trocarse por “Blue Line Swinger”) dio en el clavo para decir que ellos están en un momentum, una energía imparable que avanza y que no piensa descansar.

Larga vida a Yo La Tengo.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X