Inicio » Música Indie » Equipo

Yo La Tengo en el Festival Maquinaria (2010): Una ola de ruido complaciente

Ninguna canción parece siquiera asomarse de entre los arbustos del ruido.

Yo La Tengo (esa banda realmente inextinguible que parece tomar la parsimonia como bandera) es bastante especial a la hora de enfrentar festivales: hay momentos donde su condescendencia es absoluta, y los éxitos tarareables se suceden unos tras otros; o hay de esos sets cargados a un ruido interminable, donde ninguna canción parece siquiera asomarse de entre los arbustos del ruido.

Festival Maquinaria

Foto: Javier Valenzuela, Fliker.

Lo del Festival Maquinaria 2010 (segunda vez que esta banda se presentaba en nuestro país, y con unos casi 10 años de distancia) fue una mezcla interesante entre sus dos extremos: hubo éxitos rotundos, estuvieron ahí “Stockholm Syndrome”, “Mr Tough”, “Nothing to Hide” –recordemos que venían de lanzar hacía relativamente poco “Popular Songs”, “Sugarcube”, “Little Honda” (esa versión turbo-sónica de los Beach Boys).

Por otro lado, las figuras de James, Georgia e Ira son sencillamente insuperables: la humildad, sencillez y patanes, la sinvergüenzura, el profesionalismo de la soltura en ellos demostrada es una experiencia en sí misma: hasta en una esquina escondida Cosme (Café Tacvba) disfrutaba extasiado de esa mezcla agridulce de ruido y melodías apetecidas.

Como bólidos, descargaron todo lo que tenían escondidos detrás de un sonido garagero y sucio, propio de su declaración de principios, de su inagotable forma de estatizar que Yo La Tengo no transa nada; para los que se quejaban de un sonido poco pulcro, era darles a entender que Yo La Tengo está lejos de ser una ecualización: es un sonido que nace de las entrañas de una natal Hoboken que ha crecido hasta hacerles ser reconocidos como la banda más independiente de las independientes. La más antigua y la más nueva, la más duradera y la más quebradiza, la misma y la más cambiante.
Festival Maquinaria

Foto: Javier Valenzuela, Fliker.

Su parte final, con ese orgasmo de acoples y saturaciones a través del mantra “I Heard you looking” (que, a veces, parecía trocarse por “Blue Line Swinger”) dio en el clavo para decir que ellos están en un momentum, una energía imparable que avanza y que no piensa descansar.

Larga vida a Yo La Tengo.

Más sobre Música Indie

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X