La aberrante cláusula de contrato que “esclaviza” a Shakira e indigna a todos

Aunque suene insólito, la celebridad mundial debe cumplir con una cláusula indignante que ya genera escándalo

Guía de: Música Pop

shakira-tripita-abc--644x362

Al salir a la luz un hecho oculto, las redes sociales –termómetro social de estos días– ardieron de furia. Como siempre decimos: la “sabiduría popular” es algo engañoso y traicionero. Pero esta vez no hay con qué darle: la indignación general tiene razón.

La involucrada es una estrella de las más brillantes de Hispanoamérica: Shakira. Y todo ocurrió con una simple declaración de Ernesto Pimentel, personalidad de la televisión peruana. Sin darse cuenta de la gravedad de cuanto narraba, el hombre comenzó a contar algo ocurrido en una gira: “Cuando Shakira vino a presentar su nuevo disco, me dijo que tenía hambre y yo le dije que comiera y me respondió que por contrato no podía hacerlo, que la pesaban”.

Lee también: Las 10 mejores canciones de Shakira; te sorprenderá el puesto nro.1

“Entonces yo la saqué por la puerta de atrás de la discoteca donde se estaba llevando a cabo el lanzamiento –continuó el relato de Pimentel–. Cruzamos el parque Kennedy y llegamos a un sitio que parecía un ovni y allí comió una hamburguesa como si fuera lo más increíble del mundo. De ahí volvimos a la discoteca sin que nadie se enterase de nada”.

Las redes sociales ardieron, indignadas por la aberración de tal cláusula. Pero por supuesto Shakira no se ha pronunciado al respecto hasta el momento. Y, teniendo en cuenta quienes la contratan y las severas reglas que la someten, la cantante no lo hará tampoco en las próximas horas. Una aclaración insólita: Shakira es libre de comer lo que desee y, como sugirieron muchos en las redes, todo aquello que atente contra ese deseo avanza sobre su libertad. 2018 y hay que aclarar esto, qué mal estamos.

Te interesará: Las fotos de Shakira en la intimidad que hicieron saltar las redes

Una auténtica locura que parece no entender el camino que el mundo recorre: reconociendo a la mujer por su talento y no su cuerpo. Que no es una mercancía. Hace falta repetirlo una y otra vez hasta que todos lo entiendan: el cuerpo de la mujer no es una mercancía.

Reflexión final: si la mismísima Shakira es sometida a estas demencias, ¿qué les queda a las demás mujeres?

Más sobre Música Pop

    Tags:
Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X