Atentos: Los 10 peores “partners” para ver un partido de fútbol

A pocos días de que comience el Mundial le dejamos información útil para disfrutar tranquilo los partidos de su selección favorita.

Guía de: Rankings

Se acerca el Mundial y ya todos están empezando a organizar cómo, dónde y sobre todo, con quién ver el debut de Chile. Un horario además especial, ya que se juega el viernes 13 de junio a las 18 hrs. y muchos tendrán que verlo con los compañeros de oficina.

Pero si Ud. es de aquellas personas futboleras de corazón, tenga cuidado con quién está planeando compartir estos primeros 90 minutos de Chile en el Mundial. Dentro de sus posibilidades, le recomendamos evitar estar acompañado de cierto tipo de personas que sólo acrecentarán sus nervios, lo irritarán y convertirán la fiesta deportiva en un martirio absoluto.

A continuación, presentamos los 10 peores tipos de personas con quienes ver un partido de fútbol:

1. El pesimista: no se ha dado ni el pitazo inicial y este personaje ya se siente derrotado, inundando con su pesimismo al resto de los espectadores, y aumentando injustificadamente la tensión propia de un partido importante. Antes de comenzar el juego, lanza frases del tipo: “Tengo el presentimiento que esto va a ser desastroso”. “Fijo que nos expulsan un jugador”. Si llegan tarde, preguntan: “¿Y por cuánto nos están goleando?”.

Foto: Internet

Durante el desarrollo del partido, comienzan con sus vaticinios apocalípticos: “Uf, se ve mal la cosa”. “En cualquier momento nos van a meter el gol”; “No tenemos nada que hacer, tan malos que son nuestros futbolistas”. Por el contrario, si su equipo es el que abre la cuenta, no pueden evitar decir “No cantemos victoria aún”, “Un resultado 1-0 es muy peligroso”. Si logramos clasificar a segunda ronda, es casi seguro que dirán “Qué sacamos con clasificar, si ahora nos toca Brasil!”

2. El ignorante: si bien sus intervenciones y comentarios los lanza sin mala fe, suelen desesperar e irritar a quienes les gusta concentrarse para ver un partido importante. El “ignorante” no sabe nada de fútbol y tampoco le interesa hacerlo. Pero para partidos transcendentales, le gusta participar socialmente con el grupo e integrarse a éste. Y es ahí cuando comienza el drama. Suele lanzar preguntas tan básicas del tipo: “¿Cuál es Chile? (sobre todo cuando está con uniforme blanco alternativo) ¿Qué es fuera de juego?” ¿Quién es el número 10?” “¿Qué quiere decir línea de 4? “Es Bielsa nuestro DT, cierto?” Si Ud. tiene paciencia, no hay problema. De lo contrario, evítelos.

3. El parrillero: es aquella persona simpática que le fascina el “carrete” y que ve en un partido la mejor excusa para hacer un asado. Por esta razón, el encuentro futbolístico le importa poco y está más preocupado de la carne y del trago, que del juego mismo. Sirve poco como partner para comentar un partido, porque generalmente prefiere estar al lado de la parrilla que del televisor. Sólo se acerca para ofrecer picoteo, trago y carne, muchas veces interrumpiendo una jugada o molestando a quienes sí les gusta el fútbol. Si no se quiere pasar malos ratos, se recomienda juntarse con el parrillero post- partido, ya sea para celebrar o para pasar las penas.

4. El “hinchapelota”: es el tipo de persona que necesita llamar la atención y ser centro de mesa, pero molestando al resto. Y durante un partido, es el momento ideal para hacerlo. Pareciera que tuviesen un radar para detectar una jugada peligrosa e importante, porque es precisamente en esos momentos cuando suelen interrumpir con peticiones de todo tipo, cruzarse por el televisor o ponerse a ordenar y a exigir a los demás lo mismo. No entienden la importancia que para los demás puede tener un partido, realizando comentarios del tipo “¿Y Uds. desde cuándo tan futboleros? ¿Por qué no dejan de ver eso y conversamos mejor?” Este tipo de persona se transforma en una verdadera pesadilla para un futbolero. Y más aún, si es su pareja.

5. El condoriento: es la persona que pareciera que eligiera el momento preciso del partido para meter la pata. Entre sus “condoros” más comunes son: apretar el control remoto y cambiar el canal; dar vuelta los vasos y copas de vino, interrumpiendo el partido; cruzarse con el cable del televisor y apagarlo. Si el “condoriento” se las da de tecnológico, el peligro se acrecienta muchísimo más. Por ejemplo, si el condoriento busca ver el partido con señal HD y sonido Dolby Surround, lo más probable es que Ud. se pierda los primeros minutos del partido por una “falla técnica”. O termine viéndolo en su celular.

6. El “Sampaoli”: si bien es entretenido ver un partido acompañado de personas que opinen y sepan de fútbol, esto se puede volver una pesadilla cuando este “entendido” es un exaltado y cree saber incluso más que el propio DT. El “Sampaoli” es una persona furibunda, cuya pasión lo pueden llevar incluso a patear o golpear cosas, gritar desesperadamente todo tipo de improperios y hacer de un agradable momento, una verdadera tortura. Entre sus actitudes frecuentes están las de darle “instrucciones” a los jugadores, como si éstas pudiesen ser escuchadas a través del televisor. No apto para quienes deseen pasar un momento tranquilo y agradable.

7. El neurótico: es esa persona tan fanática que no se le puede dirigir la palabra durante los 90 minutos del partido. Suele sentarse muy cerca del televisor (a una distancia milimétrica) y hacen callar al resto en numerosas ocasiones. El “neurótico” es tan extremo, que no comparte opiniones, es frío y distante. Permanece silencioso y sólo habla para pronunciar un desagradable “shhhh”. No apto para quien desee un partner con quien compartir opiniones durante el partido. Junto al parrillero o el hinchapelota puede arder Troya.

8. El Vuvuzela: es ese tipo “jefe de barra”, que lleva todo tipo de cotillón futbolero y obliga a los presentes a utilizarlos. Suele cruzarse frente al televisor para gritar un Ceacheí. No deja escuchar a los comentaristas ni al locutor del partido porque le gusta tocar las vuvuzelas, trompetas y bombos con los que está provisto. Por supuesto, con trago se pone mucho peor. Es una persona intensa y entretenida, pero que en el fondo, le interesa más el ambiente que genera un partido, que este mismo. De hecho, permanece de espalda la mayor parte del tiempo “dirigiendo a la improvisada barra”.

9. El estadista: es la típica persona que le gusta demostrar cuánto sabe de fútbol con todo tipo de estadísticas del estilo “la última vez que Chile le ganó a ese equipo, fue en tal año”. “Chile no mete un gol a ese país hace 25 años”. También suele interrumpir a los demás con todo tipo de preguntas sobre datos históricos, que obviamente sólo él sabe y que por lo mismo, termina respondiéndose a sí mismo. Como en general la historia futbolística no ha sido favorable a Chile, suele haber un dejo de pesimismo en sus intervenciones, poniendo nerviosos a los demás.

10. El machista: es ese personaje que ningunea las opiniones de fútbol realizadas por una mujer, porque cree que éste es un deporte que sólo pueden ver y entender los hombres. Suele burlarse e ironizar con los comentarios femeninos, dejándolas en ridículo frente a los demás. Y lo que es peor, creen que ellos tienen más derecho a ver el partido que ellas. Por lo mismo, durante el juego tienen la desfachatez de pedirle a las mujeres que traigan el vino, que vean al hijo que está llorando, o que vayan a comprar cigarros, con la excusa de “es que yo estoy viendo el partido”. Como si la mujer no estuviera haciendo lo mismo.

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X