¿Crees que te van a despedir? Aquí las 18 principales señales para confirmarlo

Estos indicios pueden servir para estar atento y preguntar directamente al jefe qué es lo que está ocurriendo y tomar las medidas pertinentes, como buscar ofertas de empleo y actualizar el currículum.

Guía de: Rankings

Muchas veces los despidos llegan sin previo aviso ni anestesia.  Pero existen ciertas señalas que  delatan que podrías ser desvinculado, las cuales pueden ser pasadas por alto por el empleado.

Si bien estos indicios no constituyen en sí una señal inequívoca de que serás despedido de tu trabajo, pueden servir para estar atento, preguntar directamente al jefe qué es lo que está ocurriendo y tomar las medidas pertinentes, como buscar ofertas de empleo y actualizar el currículum.

despe-1

A continuación, presentamos las 18 principales señales de que podrías ser próximamente despedido de tu trabajo.

  1. Te piden asesorarte con otros profesionales de la empresa e incluso con personas que ejercen tu mismo cargo en otras organizaciones, para la elaboración de una tarea específica que antes solías realizar en forma autónoma.
  2. No te invitan a reuniones a las que solías ir, argumentando que fue un error del Outlook o un olvido involuntario.
  3. No te copian en los correos sobre un tema que atañe a tu cargo y te enteras por terceras personas.
  4. Te sientes totalmente desinformado sobre lo que pasa en la oficina, desde temas relacionados con el negocio mismo de la empresa, como las últimas cifras de venta, hasta los sabrosos e infaltables chismes, como los recientes romances entre empleados.
  5. Te dejan fuera de proyectos importantes y en los que claramente tu cargo sería un aporte.
  6. Tus tareas diarias son paulatinamente reasignadas a otros empleados.  Por esta razón, tu carga de trabajo y responsabilidades se ven notoriamente disminuidas.
  7. Te solicitan que te tomes todas las vacaciones que tienes acumuladas, sin dejar pendientes.
  8. Ya no se molestan (o no te lo hacen saber) si llegues tarde o te vas temprano.
  9. El jefe te esquiva con cualquier pretexto.
  10. Y los empleados en general también tratan de evitarte en el trabajo, incluso aquellos a los que considerabas amigos.
  11. Tus solicitudes profesionales (contratar a una nueva persona, aumentar el  presupuesto para determinadas áreas o exigir el visto bueno a tu nueva propuesta, entre otras) están congeladas o pendientes.
  12. Tu jefe u otro directivo te aplaza o posterga constantemente la fecha de alguna reunión importante que tú les hayas solicitado, aludiendo a toda clase de justificaciones, del tipo “me acaba de salir una urgencia, no podré reunirme contigo” o “justo me llamó el gerente general a esa hora, así que dejémoslo para la próxima semana”.  En otros casos, simplemente no te agendan la reunión y sólo te responden que verán su disponibilidad de tiempo, para luego nunca más contestarte.
  13. No te responden los mails.  Tampoco te envían correos nuevos, por lo que tu bandeja de entrada cada vez tiene menos movimientos.
  14. Tu jefe comienza a encargarte tareas domésticas que nadie más quiere hacer
  15. Te solicitan los contactos de las personas con las que tú habitualmente te relacionabas para trabajar o realizar tus tareas, como proveedores, asesores o profesionales de otras empresas.
  16. Tu jefe empieza sorpresivamente a preocuparse de tu ámbito personal, con consejos del tipo “creo que deberías dedicarte más tiempo a ti mismo”.  Algo que antes jamás hizo.
  17. Una de las señales más inequívocas de que podrías próximamente recibir el temido sobre azul es encontrar la oferta de tu puesto de trabajo en Internet.
  18. Y en fecha cercana a fin de mes (tipo 29, 30 o 31) te llaman desde Recursos Humanos,  aproximadamente una hora antes de tu salida habitual (por lo general a las 17:30 hrs).   Esa citación lo más probable es que responda al fin de tus días en la organización.

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X