Los 10 tipos de parejas con las que no quisieras encontrarte: De los “pimpinela” a los “ventiladores”

Si bien por separado pueden ser encantadores, cuando están juntos son detestables.

Guía de: Rankings

Estar enamorado es uno de los estados más lindos en los que puede estar un ser humano. Pero en algunas ocasiones, hay parejas en que el amor no les sienta tan bien.

Si bien por separado pueden ser encantadores, cuando están juntos son detestables.

A continuación te presentamos los 10 tipos de pareja más odiados, con las cuales no quisieras encontrarte, al menos no tan frecuentemente:

tipos-parejas-f

Los melosos: son de esas parejas que dan vergüenza ajena por el nivel de siutiquería para mostrar su cariño.  Para llamarse, suelen utilizar apodos del tipo “mi cuchi cuchi”, mi “osito”, “mi bebé precioso”, entre otros.  Si a estos apelativos se le agrega un tono infantil y agudo, del tipo niña/o mimada/o, la combinación es peor. Además, se prodigan mimos y cariños constantemente.  Suelen estar e ir a todos lados juntos. En algunos casos extremos, utilizan hasta ropa que les haga juego.

Los pimpinelas: son de esas parejas que su relación permanentemente es un drama, de la más digna teleserie venezolana.  Pelean y se celan intensamente por cualquier motivo, por más ínfimo que éste sea.  En los casos más patológicos, se psicopatean mutuamente los celulares, las cuentas de correo y toda red social que tengan a mano, en busca de una excusa para poder pelear. Cuando hay un conflicto, recurren inmediatamente a sus amigos o familiares con frases “esto se acabó, ya no da para más”.  Pero más temprano que tarde, vuelven a estar juntos.  Eso, hasta que aparezca el próximo (e inevitable) conflicto.

Los ejecutivos: son esas parejas que todo lo hacen en forma coordinada y diligente, tal como dos ejecutivos de una empresa. Suelen hacer un calendario común de actividades sociales, deberes del hogar, responsabilidades con los niños, incluso llegando a asignar colores a cada una de las tareas según su prioridad.  Los más rigurosos hacen un Excel que comparten a través de Google Drive.  Cualquier modificación a este calendario produce peleas o  tediosos procesos de negociación.  Suelen criticar al resto de las parejas por considerarlos desorganizados y desordenados.

Los carreteros: el carrete y la vida social es la base que une a este tipo de enamorados.  Cualquier evento (cumpleaños, partido de fútbol, aumento de sueldo) es un motivo para hacer un asado o una junta con mucha comida y alcohol. Todas sus anécdotas de pareja han ocurrido en un carrete. Son los últimos en irse de un evento, así que si son sus invitados, ármese de paciencia para poder seguirles el ritmo.

Los guerra fría: son de esas parejas que si bien están juntas, realizan cada uno su vida por separado.  No pelean ni discuten, pero tienen sus propias agendas y vida social y ninguno se hace problema por ello.  En general, cada uno mantiene su círculo de amistades y familiar por separado y en muy escasas ocasiones se los ve juntos en alguna actividad u evento, utilizando el Whatsapp como principal medio de comunicación entre ellos.

El sultán: es el tipo de pareja más conservadora, donde él asume el rol de proveedor y ella de geisha.  De esta manera, la mujer está constantemente atendiendo a su marido y preocupándose  de todas sus necesidades.  En público, él suele burlarse o criticar las opiniones de su mujer, mientras ella se sorprende que sus amigas no tengan la debida preocupación con sus maridos, con frases del tipo “pobre, cómo lo dejas tan solo” o “ tu marido está cansado, por qué no le haces un whisky?”

Los deportistas: los fines de semana se levantan muy temprano para realizar todo tipo de actividades, ojalá del tipo outdoor: bicicleta, escalar cerros, correr los 42 K, etc.  Su refrigerador sólo tiene bebidas isotónicas, atún y batidos de proteína. Se suelen controlar mutuamente el peso y el porcentaje de grasa en el cuerpo y compiten entre ellos por lograr las mejores marcas.  Son muy competitivos y exigentes con el otro (como partner de equipo). Utilizan las mismas marcas de ropa de deportiva, porque la compran al por mayor. Se convierten en un bloque coordinado para criticar el estilo de vida “poco sano” de sus amigos y demás parejas.

Los marmotas: para este tipo de pareja, su máximo panorama es juntarse a ver una película lo más acurrucado y tapados posibles (ojalá en cama), rodeados con comida altamente calórica.  El refrigerador está tapado de imanes con comida rápida de todo tipo. Si organizan un almuerzo, la siesta juntos es irrenunciable.  Y en días lluviosos, suelen quedarse en cama viendo una maratón de una serie del tipo “Game of Thrones” o “House of Cards”, entre otras. Si Ud quiere invitarlos a un evento o comida, lo más probable es que en último momento lo dejen plantado con cualquier excusa, porque en realidad prefirieron quedarse en cama viendo el programa de TV de  turno.

Los caluguientos: si bien las demostraciones de cariño en público no son malas, cuando pasan cierto límite comienzan a ser desagradables.  Y este tipo de parejas, continuamente ignora ese límite.  Parten con besos sutiles, para terminar prácticamente revolcándose en el sillón, el pasillo del supermercado, en el Metro (incluso en hora peak), en las plazas,  a vista y paciencia del resto. Constantemente reciben comentarios del tipo “págate un motel!”

Los ventiladores: a diferencia de los pimpinelas, esta clase de pareja es la que suele discutir en público, sacándole en cara  todos los defectos y errores del otro (por muy íntimos que éstos sean) para lograr conseguir aliados en los demás. Todos los temas de pareja son sujetos a debate público: desde la compra del pan hasta los hábitos digestivos, el uso de la tarjeta de crédito, los períodos de ovulación, entre otros.

 

 

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X