Los ocho tipos de suegras más desagradables con los que te puedes topar

Muchas de ellas, aprovechándose de su posición de poder en el escalafón familiar, pueden convertirse en una verdadera pesadilla.

Guía de: Rankings

Las suegras no tienen buena fama. Generalmente se las asocia a mujeres posesivas, metetes y venenosas.  Pero la verdad, hay muchas de ellas que son simpáticas y terminan siendo buenas aliadas de sus nueras o yernos.

Sin embargo, no hay que desconocer que muchas de ellas, aprovechándose de su posición de poder en el escalafón familiar, pueden convertirse en una verdadera pesadilla.

tipos-suegras

Aquí presentamos los ocho tipos de suegras más desagradables con los que te puedes topar.  ¿Tienes una peor?

  1. La suegra machista: este personaje se transforma en un calvario para las mujeres.  Es la típica suegra que se queja con su nuera de que su hijo esté tan flaquito, demacrado o con la ropa arrugada, como si fuera responsabilidad de ella de alimentarlo bien y tenerlo bañadito y ordenado. Por supuesto, si este tipo de suegra llega a la casa y la encuentra desordenada y no tan limpia como ella quisiera, la única culpable es la nuera. Para este personaje, la crianza de los niños también es exclusiva responsabilidad de la madre y, por supuesto, siempre comentará sobre lo poco conveniente de que su nuera trabaje fuera del hogar por tantas horas.  Y si ve a su hijo ayudar en labores domésticas, suelta el típico comentario de “ay, pobrecito, miren cómo lo tienen trabajando”.
  2. La suegra femme fatal: este personaje se transforma en un calvario para los hombres.  Es la suegra que no tiene tanta diferencia de edad con su hija, y, por tanto, se sigue sintiendo joven.  Eso no está mal, pero el problema comienza cuando inconscientemente (y a veces no tanto), comienza a coquetearle al yerno, insinuarle el escote y mostrarle las piernas, haciéndolo pasar por un momento más que incómodo, ya que, como es la suegra, no puede “pararle el carro”, pero tampoco seguirle el juego.  Si este tipo de suegra le toca a una mujer, la situación es diferente.  En ese caso, los problemas se producen porque la suegra comienza a competir con su nuera por ser la más bella y atractiva, generándose situaciones incómodas.
  3. La suegra chupete de fierro: se trata del típico personaje que sólo hace un comentario para soltar una pesadez. Le fascina hacer sentir mal a su yerno/nuera y se desubica en todo momento, sintiendo un oculto placer en ello. Por ejemplo, suele decirle a su nuera comentarios del tipo “ninguno de mis nietos se parece a mi hijo…, qué raro”, o a su yerno “que increíble que ganes menos que mi hija”.  Eso sí, siempre mantiene una calmada sonrisa cuando emite sus comentarios, aunque sea una pachotada del porte de una catedral.
  4. La suegra “necesita ayuda”: este tipo de suegra generalmente se transforma en un dolor de cabeza para los hombres.  Es el típico personaje que espera con ansias a su yerno…., pero para que le haga todo tipo de favores domésticos, como si fuera un experto gásfiter o maestro chasquilla. Al recibir al marido de su hija, le falta poco para esperarlo con el taladro enchufado y la caja de herramientas abierta.  Le pide todo tipo de favores, desde acarrear cosas pesadas, colgar cuadros, destapar el Wáter, hasta instalaciones más sofisticadas que obligan al pobre hombre a tener que leer manuales de instrucción e incluso ver tutoriales en YouTube.
  5. La suegra paracaidista: otro de los tipos más odiados tanto por hombres como por mujeres es la suegra que se “deja caer” en casa sin previo aviso.  Y si avisa, es para decir, “hijo, vengo llegando a tu casa”.  Por lo mismo, suele arruinar panoramas y siestas dominicales, porque una vez en casa, es muy difícil pedirle que se vaya. Y es dura como palo para irse, porque por lo general este espécimen es de los que visita por larga horas.
  6. La suegra cahuinera: es el personaje que goza armando conflictos y poniendo a unos en contra de otros.  Es enredosa y copuchenta y sabe qué tipo de comentario debe hacer al yerno o nuera para desatar la pelea matrimonial.
  7. La suegra opinante: está bien que tenga su opinión, pero cuando nadie se la pide y es una práctica sistemática en su comportamiento, produce más de un dolor de cabeza.  Es el típico personaje que opina desde cómo debe ser la decoración de la casa, hasta cómo se deben criar los niños.  También opina sobre la vestimenta de la nuera o yerno, de sus nietos, de cómo se debe cocinar un determinado plato, de cómo poner la mesa, en qué colegio matricular los niños y hasta el lugar donde la pareja debe ir de vacaciones.  Francamente, agotadora.
  8. La suegra competitiva: este tipo de personaje suele convertirse en una pesadilla para las mujeres, porque es la que compite con su nuera por el amor de su hijo. Ella quiere ser el centro de todo y suele hacer pataletas si su hijo no la lleva en el asiento delantero del auto (y, por ende, que la nuera se vaya atrás), y si no se sienta a la derecha de su hijo (en la mesa, cuando él está a la cabecera). También se molesta si el hijo le hace regalos caros a su mujer, por lo que en muchas ocasiones la nuera oculta los regalos que recibe, para no despertar la furia de la suegra.

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X