¿Sufres de acoso laboral? Conoce los 5 principales tipos de Mobbing

Los acosadores no sólo pueden ser los jefes. En muchas ocasiones, el abuso es ejercido por los propios compañeros de trabajo y subordinados.

Guía de: Rankings

Cada vez está siendo más analizado y se han realizado estudios al respecto.  Sin embrago, aún sigue siendo una conducta poco conocida, que en muchos casos se naturaliza en el espacio laboral.

Estamos hablando del mobbing, también conocido como acoso laboral, que consiste en que un individuo o un grupo de personas ejercen violencia psicológica en forma repetida y sistemática contra otro, durante un período de tiempo prolongado.

Mobbing horizontal

Los acosadores no sólo pueden ser los jefes.  En muchas ocasiones, el abuso es ejercido por los propios compañeros de trabajo y por los subordinados.

¿Cuáles son los tipos de mobbing más habituales?

  1. Mobbing horizontal: se produce cuando el acosador y la víctima se encuentran en el mismo rango jerárquico.  Las causas más comunes de este tipo de acoso son por enemistad, por aburrimiento, por envidia, para atacar al más débil, e incluso simplemente por la personalidad perversa y manipulativa de el o los victimarios.  Entre las prácticas más comunes son reírse o burlarse en grupo (o individualmente) de un compañero, hacerle la ley del hielo, no incluirlo en los almuerzos, criticarlo constantemente (incluso por detalles, como su vestimenta), imitar sus gestos, remedar su voz, echar a correr rumores dañinos para la víctima, entre otros.
  2. Mobbing vertical ascendente: ocurre cuando un jefe es atacado por uno o varios de sus subordinados.  Entre las prácticas más conocidas, están las de negarse a realizar las tareas encomendadas, burlarse del superior, atacar sistemáticamente sus habilidades, cuestionarle sus decisiones en forma violenta, pasar por encima de él y acudir a una jefatura superior para pedir permiso o realizar propuestas, etc.
  3. Mobbing vertical descendente: ocurre cuando un empleado recibe acoso de uno o varios empleados que ocupan posiciones superiores en la jerarquía de la empresa.  Generalmente, este hostigamiento se realiza para conseguir que el trabajador acosado abandone la compañía, sin tener que pagarle la indemnización, para llegar a situaciones de esclavismo laboral, para maximizar la productividad de la empresa a través del miedo, empleándose amenazas de todo tipo, entre otros. Entre las prácticas más comunes de este tipo de acoso, está la de obligar al trabajador a ejecutar acciones que no están en su escala de valores, desvalorizar su desempeño con agresiones verbales (eres un inútil, no sirves para nada, eres un flojo, etc.), o con agresiones físicas (gritar, golpear la mesa, etc.), asignar tareas muy por debajo de sus capacidades o degradantes, entre otros.
  4. Mobbing disciplinario: este tipo de acoso se emplea para hacer que la víctima entienda que debe entrar “en el molde” o dinámica relacional/profesional del equipo de trabajo, porque de lo contrario, será castigada. Se suele emplear contra quienes han bajado su rendimiento laboral, en mujeres embarazadas, o quienes se opongan a malas prácticas, como sobornos o mal uso de los recursos institucionales.
  5. Mobbing desmotivacional:  este tipo de abuso consiste en apartar al trabajador de la mayoría de sus tareas, con el objetivo de provocar su aburrimiento, ojalá aislándolo en un rincón para que no tenga nada que hacer. Esta situación desgasta psicológicamente al empleado, haciéndolo sentir inútil en su trabajo.

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X