Tipos de turistas que pueden llegar a ser muy desagradables: ¿Reconoces alguno?

A continuación te presentamos la primera parte de este ranking con tipos de turistas muy comunes en la actualidad.

Guía de: Rankings

Se aproxima el verano y con él comienzan las planificaciones de las merecidas vacaciones, que incluyen viajes por Chile y el extranjero.  Es en esta etapa donde se “congela” la vida cotidiana de cada uno, para aparecer, en un lapso de dos a tres semanas, ese viajero que todos llevamos dentro.

Tipos-de-turistas

A continuación te presentamos la primera parte de este ranking, con los 5 tipos de turistas más comunes en la actualidad, algunos de los cuales pueden llegar a ser muy desagradables:

  1. El Kung Fu:   es el turista que tiene un gran lema: “Una ciudad sólo se conoce caminando”.  Por lo mismo, este tipo de visitante siempre tendrá un mapa en su mano, estará provisto de un  buen par de zapatillas y una botella de agua. Caminará de mañana a noche por todos los rincones del lugar, haciendo pequeños break para almorzar o comer algo.  Si te toca un compañero de este tipo, tendrás que armarte de paciencia y seguir sus pasos (porque suelen ser dictatoriales en sus rutas), además de contar con un buen estado físico. Al final de cada jornada lo más probable es que te tires sobre tu cama y exclames: ¡“He caminado más que Kung Fu!”.
  2. El bohemio: este tipo de turista posee otro importante eslogan: “Una ciudad se conoce a través de sus bares”.  Duerme hasta tarde, se toma el desayuno con calma y recién, tipo hora del almuerzo, comienza una verdadera ruta de bares por el lugar visitado (ruta que fue definida con antelación).  No pasa mucho tiempo en cada uno, porque la idea es conocer el mayor número de boliches posibles, donde toma y pide cosas para picar, según la especialidad del lugar. Generalmente es un turista solo o acompañado de otro amigo de su especie, pero muy sociable y canchero. Durante su ruta de bares, este viajero siempre se conseguirá el dato de la movida o carrete nocturno del lugar y que irá variando cada noche.
  3. El ahorrativo: es un verdadero “mano de guagua”, que disfruta viajar, pero gastando lo menos posible.  Para lograrlo, tiene una gran astucia que le permite realizar una serie de pillerías.  Por ejemplo, aprovecha el desayuno incluido en la tarifa del hotel, para guardarse sigilosamente  en la cartera o bolso diferentes sándwiches (que él mismo prepara en el momento),  queques,  pasteles y frutas, con el objetivo de ahorrarse el almuerzo. Esto, después de haber comido todo lo que pudo en ese momento.  Para poder disfrutar e informarse de los atractivos turísticos exhibidos en  un museo o de las ruinas históricas de un lugar emblemático, suele pegarse a un grupo de turistas que pagaron a un guía.  Para pasar desapercibido, se posiciona estratégicamente atrás del grupo y si se siente observado, tiende a desviar la mirada a otro lugar, con un disimulado silbido. Es también el que arrienda un departamento o cabaña para cuatro personas, para después ser utilizada por ocho. En los años ochenta, cuenta la historia que este tipo de turista utilizaba las monedas de 1 peso chileno (en esa época similares a las del tamaño de un dólar americano) para comprarse chocolates de 1 dólar en las máquinas dispensadoras.
  4. El bolsero: al igual que el austero, quiere viajar, gastando lo menos posible.  Pero a diferencia del primero, este tipo de turista le gusta la comodidad y el lujo. Y para conseguirlo, utilizará esa amplia red de contactos familiares y de amistades de la que se jacta.  No importa si la casa en la rivera francesa es de la sobrina menor de la tía de su bisabuela.  Conseguirá su contacto, la engatusará y logrará ser alojado en ese paradisíaco lugar. También es experto para conseguir que el amigo que está en Punta del Este lo invite a viajar en un yate, que el ex socio de su difunto padre lo invite al mejor restorán de Londres o que el tío de su ex suegro le preste el auto por algunos días en Milán.  Siempre consiguen lo que quieren y no tendrán empacho para llamar y solicitar sus necesidades.  Eso sí, son encantadores y es difícil decirles que no.
  5. El tecnológico: su viaje no se concibe sin su Smartphone. Es el que hace todas sus reservas y compras on –line, compara precios en la red y lee y deja referencias de todos los lugares que visita.  Suele informarse en blogs administrados por otros viajeros de su especie.  Conoce todas las predicciones del tiempo. Utiliza traductores simultáneos en lugares donde no habla el idioma.  Durante sus viajes es adicto a las redes sociales, publicando cada paso que da y complementándolo con fotos que le parecen interesantes, que incluyen las comidas y tragos que consume.  Jamás leerá mapas, libros o revistas físicas.  Todo tiene que ser digital y “comentable” en el momento.Su primera frase al llegar a un lugar es “¿Cuál es la contraseña de Wi-Fi?”Con cuál de todos ellos te identificas?  Perteneces a otra especie?

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X