Inicio » Vinos » Equipo

Vino orgánico: ¿Cómo se logra hacerlo más saludable y de calidad?

Dos expertos explican las diferencias y beneficios de los vinos orgánicos en comparación a los tradicionales.

Cada vez está creciendo más el consumo de alimentos orgánicos, sin pesticidas ni fertilizantes y respetando el medio ambiente. El vino no se queda atrás en esta tendencia y se están encontrando de forma creciente en el mercado viñas ecológicas como Miguel Torres, Viña Nativa, Viña Miraflores y Viña Emiliana, entre otras.

Para que un vino sea orgánico, según lo explica la coordinadora nacional de la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina (RAP-AL), María Elena Rozas, el manejo de los suelos y plagas de las viñas se deben basar en los procesos ecológicos y la biodiversidad, adaptados a las condiciones locales sin usar plaguicidas ni fertilizantes químicos. Tampoco se deben usar insumos de origen animal ni levaduras transgénicas.

Vino orgánico

La diferencia más grande es que estos vinos no utilizan plaguicidas durante su producción, mientras que en la agricultura convencional de los vinos que no son orgánicos se utilizan más de diez principios activos de plaguicidas. “Son altamente peligrosos los plaguicidas de esa categoría, porque muchos de ellos afectan a los sistemas orgánicos, tanto de insectos como de seres vivos, además de afectar a los trabajadores que están expuestos a ellos y al medio ambiente”, agrega Rozas.

En términos de gusto, el sommelier de la Escuela de Sumilleres de España, Pascual Ibáñez, menciona que no hay diferencias perceptibles al momento del consumo. “El orgánico te lleva a un vino más saludable. Para los vinos de calidad, el manejo orgánico es un plus, es un valor agregado”.

Vinos orgánicos

Cuando son viñedos de baja producción y utilizan la metodología orgánica, la uva alcanza una mayor calidad y van a producir un vino con un sabor más noble, más natural y más equilibrado. Mientras que cuando se hace un manejo ecológico en una producción grande de uvas, se puede obtener un vino más débil, porque no se van a apoyar las deficiencias que tenga la uva, agrega Ibáñez.

A diferencia de los viñedos tradicionales, donde se eliminan todas las hierbas silvestres y  los polinizadores que habitan en ellas, como las abejas, Rozas menciona que, en los viñedos orgánicos, para controlar las hierbas se usan métodos mecánicos y el manejo de suelo se lleva a cabo con compost y así poder mantener los suelos vivos.

Según Ibáñez, “Chile tiene una ventaja, porque en un mundo donde vamos apostando por volver a lo ecológico, las condiciones climáticas y de suelo que tiene Chile, permiten practicar la metodología orgánica o biodinámica con mayor facilidad, en comparación con otros viñedos a nivel mundial”.

Más sobre Vinos

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X