Inicio » Autoayuda » Equipo

Los aromas y su magia en las personas

Se dice que los seres humanos pueden distinguir hasta 10 mil aromas diferentes. Poco a poco se ha ido reconociendo el efecto que pueden tener a nivel físico, emocional y espiritual.

Los aromas han sido utilizados por el hombre desde épocas inmemoriales. Hay rastros de su uso en restos de hombres de Neanderthal, posiblemente chamanes o brujos. En la Antigüedad, pueblos como los egipcios, griegos y árabes usaban ampliamente los perfumes. Estos se utilizaban tanto con fines de embellecimiento, como terapéuticos y ceremoniales.

No es casualidad que el olfato sea el sentido más desarrollado que tiene el hombre al nacer. Es así como el recién nacido puede distinguir el olor de su madre y buscar el pecho para amamantar. Las sensaciones que despiertan las células olfativas viajan directamente al sistema límbico y específicamente al hipotálamo, donde reside la cuna de las emociones y la memoria. Es así como hacemos asociaciones de los aromas a sentimientos, personas y experiencias que pueden ser de bienestar o malestar. Sólo una vez que se realiza ese viaje a esta zona profunda del cerebro, se procesa en una sección ubicada en la parte inferior del lóbulo frontal y que permite un análisis más racional de la sensación.

Aromas

Foto: El Mercurio

Los aromas pueden tener efectos a nivel físico, emocional y espiritual.

Se dice que los seres humanos pueden distinguir hasta 10 mil aromas diferentes. Poco a poco se ha ido reconociendo el efecto que algunos de ellos pueden tener a nivel físico, emocional y espiritual. La aromaterapia es la técnica que se ha desarrollado para aplicar los beneficios de estos aceites esenciales que se extraen directamente del mundo vegetal.

Los aromas pueden aplicarse de diversas maneras: disueltos en agua tibia en lámparas de aromaterapia, vertidos directamente en piedras o cerámicas porosas, disueltos en el agua del baño o aplicados directamente en la piel (sólo algunos y después de un test de sensibilidad). Otra alternativa es diluirlos en aceites vehiculares, de almendra por ejemplo, para poder utilizarlos en la piel.

Es importante averiguar sobre la calidad de los aromas. Se han desarrollado alternativas químicas muy económicas, que aunque técnicamente pueden ser muy similares a los naturales, no tienen la energía de sanación que se encuentran en aquellos extraídos del mundo vegetal. Estos son  definitivamente más caros, pero vale la pena la inversión. Aún así, existen alternativas para todos los presupuestos. En Chile, entre las marcas más conocidas están la firma suiza Just y la argentina Deva’s. A nivel local también se comercializa Osmanthus.

Otras firmas serias dedicadas al tema en el mundo son Essential Elements, Zia, Elemis y Aromatherapy. Para estar seguros de la calidad del producto conviene revisar sus componentes y asegurarse que se trata de aceites de origen vegetal. Desconfíe cuando se mencione fragancia.

Más sobre Autoayuda

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X