Inicio » Belleza »

Adelgazar comiendo: tips para bajar de peso sin dejar de comer

Para adelgazar y mantener un peso saludable en el tiempo, hay que dejar de lado las dietas extremas y prestar atención a qué y cuánto se come.

Guía de: Belleza

La búsqueda de una dieta que haga bajar de peso es como ir por el oro al final del arcoiris. Y es en ciertos momentos del año que se busca la solución a los kilos de más o al peso ganado tras una gran comilona. Las fiestas de fin de año, las fiestas patrias, las vacaciones, un cumpleaños, una fiesta de matrimonio, la llegada del verano… en el fondo, es bastante fácil encontrarse ante una comida abundante y caer en la tentación.

Son muchos los nutricionistas que coinciden en que, al revés de lo que se cree, para adelgazar hay que comer. Es más, hay que comer de todo. Sí, incluso un poco de harinas, carnes y helado. Adelgazar comiendo, divino tesoro.

El Dr. Rubén Mühlberger explicó a Infobae: “Se adelgaza comiendo. Por lo tanto, comer más seguido, no haciendo ayunos prolongados. Ordenando el esquema alimentario. Si no se come durante todo el día y sí a la noche, por más que la dieta sea hipocalórica, se fabricará mayor tejido graso en comparación con el tejido magro.”

tips-para-bajar-peso

Te interesará: Mujer probó la dieta de 14 celebridades con sorprendentes resultados

Es decir que el famoso “hoy no como para bajar lo que comí ayer” no es la mejor estrategia, sino que, por el contrario, favorece el aumento de peso. Pasar hambre todo el día para darse un atracón a la noche tampoco hará que esos kilos extra desaparezcan.

El gurú de autoayuda brasileño Lair Ribeiro, autor del libro “Adelgazar comiendo”, asegura que las dietas no sirven: “Los datos médicos demuestran que el 95% de las personas que adelgazan por medio de una dieta, 12 meses después, pesan lo mismo o más: es el famoso síndrome del yo-yo.”

Uno de los consejos de Ribeiro es tomar un vaso de agua cuando se siente hambre, ya que a veces puede confundirse el síntoma. Si el hambre pasa, entonces solo era sed.

Te interesará: Esta joven sumó 1000 calorías a su dieta y lo que pasó con su cuerpo no lo vas a creer

Todo se trata de proporción. Una dieta equilibrada puede incluir todo tipo de alimentos, en tanto las raciones sean moderadas. Pero pasar hambre definitivamente no es una solución a largo plazo.

El Dr. Adrián Cormillot, en su libro “La comida no engorda”, propone tener en cuenta el volumen de los alimentos y su densidad calórica: “Si un alimento tiene baja densidad calórica como la ensalada, las porciones más grandes (de mayor volumen) aportarán relativamente pocas calorías, por lo que podemos comer mucho volumen sin sumar muchas calorías. Si en cambio un alimento tiene densidad calórica alta, como el chorizo, incluso una porción pequeña tendrá muchas calorías, y como ocupa menos espacio en el estómago, produce menor saciedad. Además, como visualmente nos parece que comimos poco, vamos a querer comer más.”

A estos consejos, los especialistas suman dos tips fundamentales. Primero, sumar ejercicio físico a tu rutina. Segundo, no comer por impulso emotivo. En cambio, cuando sientas ganas de comer para calmar una emoción, busca otro tipo de actividad, como salir a caminar, andar en bicicleta o escribir.

En resumen:

  1. No saltarse comidas ni hacer ayunos prolongados
  2. Comer variado y en raciones moderadas
  3. Incorporar alimentos con volumen y poco contenido calórico
  4. Beber agua
  5. Hacer ejercicio de forma regular
  6. No calmar las emociones con comida

Más sobre Belleza

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X