¿Cómo enfrentar de mejor manera la muerte?

A la muerte la vemos de forma lejana, y ni siquiera logramos relacionarnos con ella hasta que una tragedia sucede. ¿Cómo enfrentar este difícil momento? ¿Cómo prepararse para cuando ocurra?

En este momento en que muchos en Chile nos sentimos afectados por la partida de un grupo de personas que aunque lejanas, gracias a la televisión y sus obras nos parecen tan familiares, aprovecho la oportunidad para abrir el tema.

Al momento de nacer existe sólo una certeza: en algún momento dejaremos este mundo y, sin embargo, se nos hace tan complicado conversar sobre qué es la muerte.

La vemos de forma lejana, y ni siquiera logramos relacionarnos con ella hasta que una tragedia sucede: un familiar se enferma, un amigo se accidenta, y recién nos damos el espacio.

Sólo entonces nos atrevemos a pensarla, preguntarnos acerca de ella y reflexionar qué significa, qué queremos dejar.

Funeral de Roberto Bruce

Foto: El Mercurio

La muerte es uno de los momentos más complejos en la vida de un ser humano.

Sólo entonces nos comenzamos a dar cuenta que quizás la vida no se trata, (como me dijo una vez un amigo) de juntar más juguetes que los otros para el momento en que nos vayamos a la tumba.

Y es que tenemos un vacío en el lado espiritual de nuestras vidas que nos hemos desacostumbrado a visitar; lo dejamos olvidado mientras nos llenamos de otros estímulos físicos, y cuando llega el momento de dejar nuestro cuerpo, es justamente el lado espiritual todo lo que queda. Es aquel el pedazo eterno de nosotros sin tiempo ni forma desde donde venimos y hacia donde vamos.

Nuestro momento en este mundo es transitorio, finito, pero en él tenemos la oportunidad de hacer todo lo que queramos y de dejar el mundo al que llegamos transformado en un lugar mejor.

Creo que así la muerte no nos parece tan temible y tan angustiante.

Cuando nos toca el tener que despedir a un familiar o amigo que nos deja, podemos darnos tiempos para sentir el dolor, arrepentirnos de lo que no hicimos, y recordar los momentos buenos con aquellas personas.

Debemos darnos tiempo  para vivir el ritual de despedida por la muerte de manera consciente y abierta, sin importar si es en una misa, un velorio o alguna otra forma, simplemente mientras nos demos la oportunidad de estar ahí eso nos ayudará a seguir.

Luego de eso debemos recordar que la muerte no se trata de quiénes se van, sino de quienes se quedan y qué hacen con lo que nos dejaron los que partieron, y cómo usamos ese aprendizaje para mejorar nuestras vidas.

Así pienso que hay dos puntos fundamentales en lo que se refiere a tomar lo positivo de una situación así de difícil:

Aprender a vivir el momento: Estar aquí y ahora conscientes de lo que hacemos y sin dejarnos torturar por el pasado o angustiarnos por el futuro. El único lugar donde verdaderamente somos es aquí.

Encontrar la pasión: En este mundo lleno de sabores, quizás queremos probarlos todos, pero sólo cuando logramos encontrar cuál es nuestro favorito y logramos a través de nuestro más profundo deseo del alma dejarlo salir al mundo es que nos sentiremos más plenos.

Es un camino personal e interno. Creo que cuando logramos sentir que vivimos de manera más plena y completos estaremos más tranquilos de enfrentarnos cara a cara a la muerte. Yo, por mi parte, creo aun no estar listo. Seguiré trabajando día a día y momento a momento para hacerlo y tener paz cuando llegue mi hora.

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X