¿Cómo enfrentar los cambios?

Los cambios son la única constante en la vida, sin embargo, no aprendemos a enfrentarlos y eso nos causa frustración.

Un jefe nuevo llega a la oficina, los objetivos son ajustados y la forma de trabajar con el equipo deja de ser la misma. Nos incomoda, y mientras más profundo vamos en el día a día, más complejo se nos hace. Todas las cosas que antes eran fáciles y simples tenemos que hacerlas de otra forma y nos cuesta mucho adaptarnos.

Desde pequeños nos enseñan que necesitamos estabilidad, que solo con ella podremos sentirnos tranquilos en la vida.

Estudiamos para tener un trabajo estable con un sueldo estable, tener una casa que en algún momento esté lista y perfecta para sentirnos tranquilos, pero por lo general cuando creemos que llegamos a ese momento algo sucede que se nos desmorona el mundo.

Cambios

Imagen: Aetos

Lo único seguro que existe en la vida es el cambio.

Los planes que teníamos tienen que ser ajustados, nada es como lo habíamos visualizado, y lo más probable es que comencemos a frustrarnos.

Se nos aprieta el pecho, el estómago o la cabeza (dependiendo de cada uno), e intentamos poner a volver todo en orden, muchas veces de forma inútil. Nos resistimos a la nueva realidad, a los cambios que están sucediendo al costo de la salud de nuestro cuerpo y  hasta que no da más el asunto y no nos queda otra y agotados cedemos.

Todo esto porque nos hemos desconectado del equilibrio natural de las cosas y nos aferramos a la ilusión de la estabilidad, cuando en realidad lo único seguro que existe en la vida es el cambio.

Gracias al paso del tiempo todo está en constante movimiento. Nuestro cuerpo, el árbol frente a nosotros y la montaña. Aquella que no vemos como lo hace porque nuestra estadía en el planeta es muy corta en comparación a la de ella, pero que de vez en cuando sentimos con un temblor o un terremoto.

Solo hay una manera de enfrentar los cambios y esa es tomando consciencia de que todo cambia, estamos atados al tiempo y todo tiene un principio y un final, y aquello es lo único constante.

Entonces lo mejor que podemos hacer cuando vemos que nuestros planes tiene que ajustarse, que la vida parece injusta y no nos deja tranquilos, es recordar que la vida es un constante cambio entre una etapa y otra, y que podemos respirar para buscar estabilidad en el momento presente, aquí y ahora.

Desde allí podemos pararnos firmes para actuar y lograr lo que queremos sin tener que esperar a que todo esté en absoluto orden, sino que permitiéndonos ser flexibles y fluir con el cambio, como lo hacen los árboles y la naturaleza en general a través de las estaciones.

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X