El niño y la mesera, una inspiradora historia que enseña la humildad que a muchos les falta

Una historia que deja claro el error que muchos cometemos a la hora de entablar una conversación con una persona desconocida.

Este relato cuenta de un niño que sorprende a una camarera con un simple y cotidiano acto.

En la época en que un helado costaba mucho menos de lo que vale hoy, un niño de tan solo 10 años entra a una tienda para comprarse un helado y la camarera le pone un vaso de agua justo al frente de el.

El niño y la mesera

El niño le pregunta a la mesera ¿cuánto cuesta el helado de chocolate con nueces?. La mesera le contesta, 50 peniques, en ese momento el niño empieza a contar si las monedas que tenía en su mano le alcanzaban para el helado. El niño al ver que no tenía el dinero suficiente, le pregunta a la camarera ¿cuánto cuesta un helado solo?

La mesera un poco impaciente ya que había gente esperando la mesa, le contesta, 35 peniques, con una voz fuerte y brusca. Luego el niño nuevamente vuelve a contar las monedas para ver si le alcanzaba para comprar su esperado helado.

El niño le dice a la camarera que quería el helado solo, ya que con la plata que él tenía le alcanzaba para pagarlo. La camarera con mala cara y de mala gana le trae el helado al niño junto con la cuenta para que pague rápido y se vaya. El niño terminó su helado, se dirigió a la caja a pagar y se fue.

Cuando la mesera volvió a la mesa para limpiarla y dejarla lista para que otros clientes se sentaran, quedo sin aire y muy sorprendida con lo que vio. Al lado del plato donde le habían servido el helado al niño, se encontraban 25 peniques que era la propina de la mesera.

Lo que intenta demostrar esta historia es que, no hay que juzgar a la gente por su apariencia. Tratemos de no dejarnos llevar por los prejuicios y los estereotipos, porque detrás de esa imagen puede existir una persona con un gran corazón y buena.

En los tiempos que corren, dispongamos de un momento para conocer a las personas antes de juzgarlas, no critiquemos sin antes conocer a la persona, porque al final puede que todo se dé vuelta.

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X