Un ritual de crecimiento para recibir el Año Nuevo

Este pequeño ritual nos permite enfrentar con mejor energía el año nuevo, despide lo que ya no queremos que nos suceda, y abre la puerta a que nuevas experiencias positivas se nos presenten.

Es la última semana de 2011, a nuestra mente vienen los recuerdos de todo lo que sucedió durante el año y automáticamente comenzamos a clasificarlos en buenos y malos.

Los momentos más importantes que vivimos en diferentes áreas de nuestra vida se apilan y pronto tenemos la sensación de cómo nos fue.

Pero muchas veces nos apresuramos en juzgarlos y eso nos puede hacer parecer que tuvimos un año lleno de altos y bajos o simplemente cargado para lo bueno o lo malo, y esa simplificación en el momento de buscar nuevas expectativas para el año que viene nos hiere más de lo que nos ayuda, porque no nos permite el seguir construyendo sobre lo que vivimos.

Año Nuevo

Imagen: Alfredo Cáceres

Año Nuevo es el momento para sentarnos y reflexionar.

Aquí un par de tips para realizar una evaluación del año que nos sirva para seguir adelante (Necesitarás al menos tres hojas blancas o de cuaderno).

1)      Haz una lista con todas las cosas importantes que recuerdes que te sucedieron este año en la parte izquierda de una hoja (deja la otra parte libre por ahora).

2)      Una vez que la tengas, a mano derecha de cada suceso, escribe que es lo que aprendiste de lo que pasó.

3)      Elije las cosas que crees que no te seguirán aportando en tu camino el 2012 y traspásalas a una nueva hoja.

4)      Elija las cosas que quieres seguir haciendo y en las que crees que puedes seguir construyendo el próximo año y anótalas en la tercera hoja.

Este ejercicio te permitirá poder separar con mayor consciencia lo positivo de lo negativo y no quedarte con una sensación erradas de cómo fue el año, y te ayudará a  buscar agregarle un “segundo piso” a las cosas que disfrutaste y de las que aprendiste.

Pero hay un par de pasos más que me gustaría compartir y que forman parte de una pequeña ceremonia de fin de año que he realizado los últimos cuatro años (Para esto además necesitarán un par de velas)

5)      A la última lista, agrégale una nueva columna a mano derecha y escribe las cosas que quieres que sucedan el año nuevo.

6)      Un par de horas antes enciende una vela y espera a que sean cinco minutos antes de las doce para con esa vela quemar la hoja con la lista que hiciste en el paso 3 arriba.

7)      Una vez que estén quemadas apaga la vela antes de que lleguen las doce.

8)      Cinco minutos después de las doce, y luego de todos los abrazos, coloca la lista que hiciste en el paso 5, con todas las cosas que quieres que sucedan el 2012 debajo de la nueva vela y enciéndela.

Este pequeño ritual nos permite enfrentar con mejor energía el año nuevo, despide lo que ya no queremos que nos suceda, y abre la puerta a que nuevas experiencias positivas se nos presenten.

¡Feliz año nuevo!

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X