Pre-selección y SIMCE: ¿Cuál es el aporte real de los colegios?

¿Son los resultados del SIMCE mérito del colegio o corresponden a la selección previa que hacen para incorporar nuevos alumnos?

Ante la alta competitividad entre las escuelas chilenas, los resultados y ranking nacionales son un desafío que pareciera que cada año hay que superar. Esto sucede por una necesidad de subsistir tal como en una lógica de mercado, es decir, que si la escuela obtiene buenos resultados, más padres estarían interesados en educar a sus hijos allí, lo que implicaría mayores ingresos para ésta. La competitividad en los resultados SIMCE es, por lo tanto, intrínseca al sistema.

Por el motivo anterior, varias escuelas han optado por sistemas de selección internos que impactarían positivamente en los resultados de pruebas nacionales. Por ejemplo, muchas veces ocurre que si un alumno postulante se desempeña satisfactoriamente en pruebas de admisión, será aceptado por la comunidad educativa. Otras veces sucede que el alumno ya pertenece a la escuela, pero siendo su rendimiento insuficiente, se toman medidas para que éste se retire del establecimiento.

Simce

Foto: El Mercurio

La competitividad en los resultados SIMCE es, por lo tanto, intrínseca al sistema.

Procesos menos exigentes

Por otro lado, hay otras tantas escuelas cuyo sistema de pre-selección es menos exigente- o incluso nulo- y/o que no expulsan a sus alumnos por rendimiento. Como es de imaginar, sus puntajes SIMCE se ven afectados en comparación con las que sí seleccionan. Ante este panorama, la prueba es conflictiva porque no genera un seguimiento de los puntajes de nuestros alumnos cuando rindieron el SIMCE por primera vez en 4º básico, luego en 8º y finalmente en IIo medio, sino que sólo se focaliza en los resultados anuales y consiguiente ranking.

Podría estar sucediendo, por ejemplo, que las escuelas seleccionan alumnos con excelentes niveles de desempeño y debido a esto obtengan buenos resultados, es decir, por motivos distintos al efecto de la escuela. Del mismo modo, puede ser que los alumnos que se integren al establecimiento tengan escasas herramientas y su SIMCE en 4º básico no haya sido muy bueno, pero esa misma generación se superó en su SIMCE de 8º básico gracias al desempeño de los profesores y comunidad educativa. Esto es lo que llamamos valor agregado de las escuelas, es decir, la contribución que produce la escuela en el aprendizaje de sus estudiantes.

Para que el SIMCE demuestre niveles de calidad nacional, entonces también debiera dar a conocer el aporte real que lograron las escuelas en sus alumnos. Y para esto es fundamental hacer un seguimiento del progreso de nuestros alumnos SIMCE tras SIMCE a lo largo de toda su trayectoria escolar.

Más sobre Educación Secundaria

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X