Inicio » España » Equipo

Educación española vs Educación chilena, un cara a cara

Mientras los estudiantes chilenos marchan reclamando derechos que consideran importantes para el avance en la educación del país, en España los futuros egresados gozan de un sistema difícil de igualar.

Para abrir boca, la educación en España es “casi” gratuita, “buena” y en su gran mayoría,  pública. En Chile, la “buena” educación es privada. Partiendo de esa base las diferencias entre ambas son notables.

Si hablamos de carreras universitarias, cada año académico en España asciende de media a 450.000 pesos aproximadamente. En Chile esta cantidad cubriría nada más que dos o tres meses de un curso con crédito estatal. Las becas ofrecidas por el estado español pueden alcanzar hasta 3 millones de pesos. El acceso a ellas pasa por la contabilización de la renta de los padres o del alumno en su defecto, descontando las ayudas por familia numerosa o algún tipo de minusvalía, en este caso el acceso es mayor.

Es verdad que el umbral de renta de los padres se estima bajo para lograr la beca, pero una gran parte de alumnos alcanzan algún tipo de subvención; bien sea para eximirse de pagar la matrícula el primer año o algún tipo de beca para sufragar la movilidad o material didáctico.

Educación Chile España

Foto: El Mercurio

Las diferencias educacionales entre España y Chile son considerables.

En Chile la situación es bien distinta. Sería casi una excepción que en España un estudiante tuviese que pedir un crédito con o sin aval del estado para estudiar y mucho menos que se endeudara hasta veinte años para pagarlo. Es por ello quizá que muchos de  los estudiantes españoles se perpetúan años en las carreras, puesto que su costo es mucho menor que para uno chileno y pueden permitirse más libertades estudiantiles.

Tampoco los jóvenes españoles conocen hasta que adquieren una hipoteca qué es eso de los intereses, puesto que su cuota anual es modesta y en la mayoría de los casos la pagan de una sola vez aunque tienen la facilidad de abonarla en tres cómodos plazos sin intereses. Sin embargo, para  un joven chileno éstos aumentan, a medida que se incrementa  su deuda con el banco.

Sólo preocuparse de estudiar

Los estudiantes españoles solo deben preocuparse de estudiar y sus padres se ocupan de pagar unos aranceles asequibles, la vivienda y manutención en el lugar donde desarrollan sus estudios. Los estudiantes chilenos deben preocuparse de estudiar para no reprobar un ramo y no tener que abonarlo de nuevo al año siguiente.

Muchos de ellos, deben además  trabajar al mismo tiempo que estudian para pagar la otra cuantía mensual que el crédito del banco no les cubre. Porque este lo otorga en base a las estimaciones referenciales que designa el Estado que nunca coinciden con la cantidad real que cuesta el año académico, impuesto por cada universidad. Todo ello, para que en el futuro su deuda sea menor, ya que sus padres no pueden afrontar todos los gastos que supone estudiar fuera de casa, si recordamos que el salario mínimo en Chile es de $ 180.000 pesos.

Ahora bien, esta situación se venía produciendo en España durante años. La sanidad y la educación públicas eran los dos baluartes del país hacia el exterior. Ahora el cuadro educativo ya no es tan apetitoso.  La crisis económica ha provocado que se vayan a tomar decisiones políticas que pasarán por aumentar las horas lectivas a los profesores, recortes en jubilación y en sus vacaciones entre otras. Sin contar que las partidas presupuestarias para las facultades universitarias ya vienen recortándose desde hace años. En la actualidad, esto ha ocasionado diversas movilizaciones en toda España.

Aun así, la educación en España goza de buena salud en comparación a otros países. ¿Qué pasaría si un alumno español tuviese que endeudarse veinte años para pagar su carrera? ¿Qué pasaría si tuviese que trabajar y estudiar al mismo tiempo? Y por la contra, ¿qué pasaría si un alumno chileno tuviese educación de calidad “casi” gratuita? Los opinólogos cuentan que a España llegaría la eficiencia y que Chile se contagiaría de vagos “aprovechados del sistema”.

Más sobre España

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X