Inicio » España »

La relación entre Franco y Allende que seguro no conocías: Historiadora reveló vínculo entre ambos

Una relación que ha permanecido prácticamente oculta, pero que una historiadora se encargó de investigar.

Guía de: España

En su libro “¡Viva la verdadera amistad! Franco y Allende, 1970-1973″ la historiadora chilena, María José Henríquez, recoge años de investigación de una relación que ha permanecido prácticamente oculta.

Corría el año 1972 y España no gozaba de muy buenas relaciones con el resto de sus vecinos europeos, quienes no toleraban la permanencia de una dictadura de derechas acabada la segunda guerra mundial.

Franco trató entonces de acercarse a las grandes potencias sudamericanas para validarse en el Gobierno y también para conseguir oportunidades de negocio. Por eso, junto a la conocida relación que mantuvo con el General Perón y la emblemática visita de Evita a Madrid, también intentó establecer un vínculo con uno de los referentes políticos de la época: Salvador Allende.

allende-franco1

Los Mandatarios y la historiadora chilena, María José Henríquez.

Por su parte, el Gobierno chileno buscaba establecer una relación con el franquismo que les permitiera aligerar sus problemas económicos. España llegó a conceder un crédito de 40 millones de dólares a la Unidad Popular.

Junto a este monto Franco estaba dispuesto a entregar otros 100 millones a cambio de que Allende hiciera una parada en Madrid para saludarle frente a un millón de personas. El líder socialista dudó mucho de la propuesta, ya que realmente necesitaban el dinero, pero finalmente acabó negándose afirmando “he sido un demócrata toda mi vida, no puedo saludar a ese señor”.

Sería en el año 1973, según la investigación María José Henríquez, cuando el Gobierno socialista se estaba desintegrando, que Allende trató de ir a Madrid para saludar a Franco. El Presidente chileno buscaba respaldos internacionales ante la compleja situación que venía atravesando su país, esta propuesta fue rechazada entonces por el Gobierno español.

Para comprender esta relación es imprescindible destacar la figura del canciller español Gregorio López Bravo, quien en 1971 se reuniría con Allende en la Moneda. El político chileno le sugirió que España asumiera los proyectos de desarrollo en el norte y resaltó la necesidad de que ambos países colaboraran estrechamente en el futuro, generando una fuerte conexión entre ambos.

Posteriormente en la recepción de bienvenida del canciller, sin haber sido invitado, apareció Allende para reiterar su intención de mantener con el Gobierno de Franco “las mejores relaciones”. Pero el gran acercamiento se produjo cuando Chile abrió una licitación para instalar una fábrica de ensamblaje de camiones y motores diésel en el país.

Quien obtuviera esta licencia ganaría la opción de ingresar sus productor en el Pacto Andino llegando a más de 50 millones de personas de la región; licencia que finalmente obtuvo la compañía española Pegaso frente a la italiana Fiat en una decisión que, se dice, pasó por el mismo Allende.

Para eso, el Gobierno de Franco le regaló el reactor nuclear de Lo Aguirre ubicado en Santiago y presionó enormemente para que Chile logrará renegociar su deuda externa que acabó logrando exitosamente. Motivo de ello fue que Allende exclamó victorioso: ¡Viva la verdadera amistad! ¡Viva España!

Más sobre España

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X