Antichrista, adolescencia, amistad y mentiras por Amélie Nothomb

La escritora belga nos introduce en la vida de Blanche, una joven de dieciséis años y en el cambio que se produce en su vida al conocer a Christa, su nueva amiga.

Una de las características de las novelas de Amélie Nothomb es su tono ácido y mordaz, y en Antichrista (Anagrama) nos vuelve a deleitar con ese humor negro que nos produce varias sonrisas mientras estamos leyendo.

En Antichrista la Nothomb vuelve a la adolescencia, esa etapa de la vida que nos marca por el paso de la infancia a la vida adulta, en la que la incomprensión, por parte de los padres y el entorno es la consigna diaria. Blanche es una joven de dieciséis años que nunca ha tenido amigos, es solitaria y fanática lectora, por lo que cuando llega a la universidad (adelantada a sus compañeros) sola y sin amigos, se siente cautivada por la joven Christa, una compañera de universidad que tiene su misma edad.

Antichrista

Foto: Anagrama

Blanche, tímida como es, no se atreve a acercarse a Christa, quien tiene una personalidad avasalladora y siempre está rodeada por muchos amigos. Blanche sólo observa a Christa, quien consciente  de esta admiración se acerca a Blanche para entablar conversación.

Christa vive lejos de la universidad, por lo que debe tomar varios trenes y levantarse de madrugada, por lo que Blanche le ofrece dormir en su casa para estar más cerca y poder dormir varias horas más. Cuando Blanche abre la puerta de su casa, y de su intimidad, Christa se adueña de todo, de su espacio e incluso de sus padres. Lo que parecía ser amistad, termina siendo una rivalidad entre las adolescentes, un juego de superioridad y de humillaciones que Blanche acepta para hacerse visible a estos pares que nunca la miraron antes que se amparase en la popularidad de Christa.

La verdadera Christa

Es en esta invasión de la vida y el espacio de Blanche donde podemos ver a la verdadera Christa, a quien Blanche en la narración (la novela es narrada en primera persona) trata de “la intrusa” o “la intrigante”. Christa no sólo manipula los espacios, sino también a los padres de Blanche, quienes están encantados con la nueva (y primera) amiga de su hija, quien los cautiva al nivel de hacer comparaciones entre las niñas, siendo siempre Christa beneficiadas de éstas mientras Blanche siente que no solo ha perdido su espacio, debe sumar a su familia a la lista de conquistas realizadas por Christa.

Pero, ¿quién es Christa realmente? Blanche descubre que Christa finge ser alguien que no es, y que miente con tal de conseguir lo que quiere, toda una chica maquiavélica de la que Blanche resulta ser una víctima.

Nothomb toca varias aristas de la adolescencia en esta novela, desde la necesidad de aceptación por los pares,pasando por el descubrimiento de los cambios físicos que sufre el cuerpo adolescente y la rebeldía típica de aquella edad.

Amélie Nothomb nos entrega una novela impecable, desde la mirada de la timidez y el orgullo, desde la aceptación propia y la indiferencia a los demás, mezclando el resentimiento con la ilusión de los primeros descubrimientos amorosos,como también de la sensación de sospecha y la defensa de la soledad.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X