La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina

En este segundo volumen de la saga Millenium, Stieg Larsson nos introduce en la vida de Lisbeth Salander, su pasado e historia familiar oculta, que vuelve a cobrar vida y la persigue, mientras Mikael Blomkvist goza su fama como investigador y Millenium se vende como pan caliente.

En el segundo volumen de la saga Millenium, sus protagonistas corren por carriles separados, los talentosos Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander están separados, Mikael no sabe por qué y Lisbeth, coherente de su decisión de alejarse de su cómplice amigo periodista, decide darse vacaciones y viajar por distintas playas.

Millenium

Foto: El Mercurio

Después del trabajo realizado en el primer volumen, “Los Hombres que no Amaban a las Mujeres”,  Lisbeth Salander disfruta en paradisíacas playas, y su única preocupación son los teoremas matemáticos, la raíces, ecuaciones, el teorema de Fermat y la historia de los lugares por los que viaja ¿cómo es posible pasar de ser una investigadora free lance que vive en un pequeño departamento de Estocolmo, a ser una viajera Premium que no se preocupa de los gastos? La única persona que lo sabe es Mikael Blomkvist, el mismo hombre del que se enamoró y hoy huye lejos para no verlo.

Mientras Mikael, en la oficina de Millenium trabaja sin parar luego de lo que fue el revuelo del caso Wenerström, que fuera el primer libro de la incipiente editorial Millenium y que lo impulsara a seguir trabajando en investigación, en ser “el hombre del momento” invitado a distintos programas de TV, entrevistas, foros y reuniones.

Mikael vive su mejor momento, y lo aprovecha, con todas las deudas de Millenium saldadas y ganancias a su favor, decide contratar a Dag Svenson, un joven y entusiasta periodista, que está llevando a cabo junto a su novia una investigación sobre las redes de prostitución provenientes de la Europa del Este que implican a importantes personajes públicos en el abuso de niñas menores llevadas a Suecia de forma clandestina.

¿Cómo es entonces que los caminos de Lisbeth y Mikael se vuelven a juntar? Es el desarrollo de la investigación en profundidad, que trae de vuelta al presente los viejos fantasmas del pasado de Lisbeth, que poco  a poco son esclarecidos por el siempre intrépido Mikael Blomkvist.

En La Chica que soñaba con una Cerilla y un Bidón de Parafina, Stieg Larsson deja en claro su maestría narrativa, la manera de hilar los hechos, de juntar los distintos carriles para armar uno solo, con nuevos personajes que sólo pueden salir de su mente y situaciones descritas de una manera en extremo detalladas, sin ser tediosas, sino todo lo contrario, que invitan a seguir leyendo  y vuelven a atrapar, de la misma manera en que lo hizo Larsson en Los Hombres que no Amaban a las Mujeres.

Si bien en este libro se desentrañan algunos misterios de la vida familiar y el pasado de Lisbeth, La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina nos invita a seguir leyendo y acompañando a Lisbeth y Mikael, simplemente imperdible.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X