Los exóticos caballos patagónicos que alteran el ecosistema

Es habitual "carnear" caballos para consumo en Patagonia. Lo afirma Peter Hartmann, residente de Aysén. Conozca sus inquietantes declaraciones.

Guía de: Patagonia

Baguales patagónicos. Foto gentileza de Horses Path.

Un cierre adecuado para la serie de artículos sobre los caballos cimarrones de Patagonia es incorporar la palabra autorizada de distintos actores en la región. Hemos consultado al arquitecto Peter Hartmann, director en Aysén de la organización no gubernamental Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora CODEFF, a Andrés Alfonso Cox Baeza presidente del directorio de la Fundación de Caballos Epeison de la Cordillera de Darwin y a Caroline Wolfer, especialista en doma natural en Natural Horse. A todos les hicimos preguntas que definen, de alguna manera y según su punto de vista, la situación actual de los caballos patagónicos.

Peter hartmann, reside desde hace 22 años en Aysén, es arquitecto y socio de CODEFF desde hace 34 años y actualmente es director de CODEFF Aysén. Ha publicado artículos que contribuyen, desde su visión, a entender los desafíos que enfrentan la conservación y preservación de la flora y fauna autóctona de la región patagónica.

¿Cómo considera que asume la sociedad toda, en particular la patagónica, el tema conservación, preservación y cuidado del patrimonio natural?

De la sociedad patagónica no puedo hablar como un todo, ya que hay diferencias entre la argentina la magallánica y la aisenina. En cuanto a la aisenina, hay cierta mayor preocupación por lo natural debido a que llevamos décadas tratando de aumentar esa conciencia. Tengo la impresión de que en parte de la argentina pasa lo mismo, como en el sector de la Comarca Andina y la Península Valdés, y parece también que en Magallanes hay sectores con mayor conciencia.

Foto gentileza Horses Path

¿Qué cree que ocurrió realmente en el asunto “Yendegaia”? ¿Hubo mala fe en algunos de los actores?

Por lo que sé, lo que hubo en el caso de los “yegüarizos” de Yendegaia fue que el señor dueño del matadero que vive en Santiago, por lo demás quedo picado porque no le dieron a ellos el negocio de ir a sacar los animales y se aprovecho de lo políticamente correcto de subir al columpio a Tompkins para armar un lindo lío comunicacional. El ex propietario de Yendegaia (nota del redactor: Miguel Serka), quien tenia la concesión de sacar los caballos, lo explica muy bien en The Clinic (si no me equivoco).

¿Cuál es la solución más adecuada, según su punto de vista, para la preservación de los caballos cimarrones?


Ahora, en cuanto a los equinos “baguales” o “cimarrones” como los llama usted, los dueños de campos saben bien que (esos animales) comen “como caballo” y son bastante perjudiciales si están ahí para bonito, no más. Para un campesino, un ganado no productivo no tiene utilidad. En el caso de equinos, si no son de monta o de tiro o corraleros o reproductores, siempre trataran de deshacerse de ellos. Eso es; venderlos en la feria, a compradores que pasan o a quien sea, no importando para que. En eso un destino prioritario es el matadero y carne. Por acá (Aysén) había compradores que llevaban esa tropilla a Chile Chico donde hacían charqui con esa carne. Supongo que eso aún existe. Eso de los caballos y perros para bonito es para gente de ciudad o dueños de campo con plata que se puedan dar ese lujo. “Yeguarizos baguales” los hay en más de un lugar, (son caballos que) se escapan y cuesta atraparlos y seguro habrá algún gaucho que haga su negocio atrapándolos y vendiéndolos. Si esos equinos son considerados dañinos para los campesinos, mas aún lo son para un área de protección natural. Esos equinos, son una especie exótica introducida que altera el ecosistema. Esas son cosas muy sabidas en el campo y es por eso que me molesto el doble estándar de gente que lo sabe bien y sin embargo se “subieron por el chorro” para molestar a Tompkins. Y claro, rápidamente aparecieron los animalistas y amigos de los caballos reclamando también. Pues, si son tan amigos de los caballos que los compren y cuiden no más. Por acá tenemos algunos en mi parcela, y la verdad, es que están harto pa bonito y (también) causan harto lío. Por lo demás, los vecinos de la ciudad me han robado varios, alguno para carnearlo y hemos sido testigos de como se carnean caballos ajenos por acá. Así que el mundo color rosa de los animalistas y amantes de los caballos no corre mucho por estos lados. Por lo tanto, para la preservación de equinos cimarrones debe presuponerse la existencia de campo para tenerlos y de alguien que los proteja.

Por último, ¿tiene un registro o información sobre los mataderos y carnicerías que comercializan carne de caballo?


Acá en Coyhaique hay una carnicería equina y supongo
(que) ellos compran caballos y los llevan a matadero y después la venden, o la gente del matadero compra caballos y (luego) vende esa carne a esa carniceria. Por acá, en todos los mataderos, te aseguro (que) no se hacen problema en matar caballos. El charquear es el otro destino. En el campo es común carnear y vender al vecindario y a los pueblos chicos. En Tortel, hace años, participe en un asado comunitario en el cual el alcalde se preguntaba si la gente se daría cuenta que lo que comían era caballo.

Agradezco la gentileza y sinceridad de Peter Hartmann, en cuanto a su visión sobre la situación actual de los caballos cimarrones de Patagonia, El autor.

Foto gentileza Horses Path

 

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X