Inicio » RSE » Equipo

Menores trabajando: ¿Quién vela por sus derechos?

Lo más increíble de todo esto es que hay mucha gente que justifica, incluso considerándolo como algo bueno, que los niños trabajen.

Estamos en época de vacaciones para niños, adolescentes y algunos adultos, periodo en el cual “aparecen” por diferentes pubs, locales comerciales, supermercados, balnearios y ciudades adolescentes que buscan ganarse unas “lucas” para poder financiar sus vacaciones, ropa, ipad, materiales de estudio u otros.

Lo más increíble de todo esto es que hay mucha gente que justifica, incluso considerándolo como algo bueno, que los niños trabajen. En el caso de los adolescentes, no deja de ser preocupante además el desconocimiento que existe acerca de lo que pueden o no hacer ellos en el mundo laboral en Chile. Detrás de los aspectos legales y de las exigencias tanto para quienes contratan a adolescentes como para ellos mismos, lo que siempre se busca proteger es el desarrollo integral de las personas en sus aspectos físico, de salud, mental y emocional.

menores trabajando

Foto: Héctor Flores

Lo primero es mencionar que desde el punto de vista legal, la normativa señala que los menores de 15 años no pueden trabajar y que entre los 15 y los 18 pueden hacerlo, pero bajo ciertas condiciones: tener un contrato inscrito en la Inspección del Trabajo, contar con autorización notarial de los padres, no trabajar de noche ni en faenas peligrosas, entre otras.

Entonces, al ver a estos menores en diferentes localidades de nuestro país, cabe preguntarse si se estará cumpliendo la ley con ellos. Los mismos adolescentes cuentan que no tienen contrato, que se les paga por tareas o por día y esto los expone a riesgos de accidentes en el trabajo. ¿Quién se hace cargo si el adolescente sufre un accidente mientras trabaja? Sólo a los centros de salud de las mutualidades ingresan más de 1.000 adolescentes accidentados anualmente. Agreguemos a esta cifra los casos que no son notificados y los que no tienen contrato, y veremos que estos 1.000 niños son la ínfima punta de un gran iceberg, de dimensiones insospechadas.

Trabajo infantil

Esta realidad, que en estos días es más visible, confirma que el trabajo infantil en Chile está más cerca de lo que nos gustaría y de lo que algunos quieren ver. Las cifras indican que más de 200 mil menores de 18 años trabajan en Chile, dato que considera a los menores de 15 y a los adolescentes con los que no se cumplen sus condiciones para un trabajo protegido, definido por la OIT como aquél que cumple con la totalidad de la legalidad vigente y convenios internacionales.

Aquí estamos ante un tema de responsabilidad social para todas las organizaciones. Ésta incluye cumplir con los aspectos legales al contratar un adolescente, acatar la prohibición de emplear a menores de 15 años, asumir la responsabilidad ética que significa trabajar con personas y no vulnerar derechos humanos de los menores.

En caso de ver algún menor trabajando, al menos pregúntele si tiene la edad mínima legal, si cuenta con un contrato y si sus padres dieron la autorización formal. En caso de no ser así, pida información a la organización e infórmele de los errores que está cometiendo. Si no ve interés en ser socialmente responsable, séalo usted: castigue a esa organización no comprando sus productos, coméntelo entre sus cercanos y denuncie esta irregularidad ante la Inspección del Trabajo.

Con pequeños detalles y si cada uno aporta, lograremos un Chile sin trabajo infantil. #RSEtareadetodos.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X