Inicio » RSE » Equipo

Seis ideas para motivar a quienes deben trabajar en verano

Dar flexibilidad en los meses de menor carga laboral ayuda a las empresas a retener a sus trabajadores, lo que se traduce en más compromiso y productividad.

Uno de los pilares de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es el bienestar de sus trabajadores. Pero laburar un viernes en febrero con 30 grados de calor y con traje formal no es el escenario ideal para nadie. Acá algunas ideas para que el verano en la oficina sea más llevadero y el clima laboral mejore.

RSE verano

Foto: El Mercurio

Una de las alternativas usadas por algunas empresas es modificar los horarios de trabajo de los viernes para salir más temprano o no ir.

La baja en la carga laboral en los meses de enero y febrero y los bajos precios que se pueden conseguir durante el resto del año, han llevado a muchas personas a descansar entre marzo y diciembre. Ante esto, las firmas han debido adecuar sus políticas y preocuparse incluso más por quienes laburan en verano, que por quienes se toman sus días de descanso.

Hoy las nuevas generaciones de trabajadores valoran a aquellos empleadores que les permiten mayor libertad y flexibilidad en cuanto a la distribución de sus tiempos. Y por otro lado, las empresas saben que para retener a sus talentos la política vacacional es una herramienta poderosa para obtener una mayor lealtad y productividad de sus empleados.

“Paradojalmente, el verano es un buen período para trabajar. En general la actividad laboral se ve reducida respecto del resto del año, hay menos personas, menos llamadas, menos reuniones. Además el clima es muy favorable, hay luz de día hasta más tarde.  La ciudad es más amigable, con menos tráfico y actividades entretenidas. Desde esa perspectiva, las empresas no sólo deben preocuparse de que los que se van de vacaciones, sino de los que se quedan”, plantea el director ejecutivo de GTH – Gestión del Talento Humano, Felipe Domínguez.

Ideas

Enero y febrero son sinónimo de playa y relajo, pero no todos pueden —ni quieren—tomarse vacaciones en estos meses y deben permanecer en la oficina.  Y si bien en esta época del año el calor y las ganas de estar descansando en una playa no son lo suficientemente  motivadores, las empresas pueden apelar a otros beneficios para que estos días sean un poco más llevaderos.

“La capacidad de otorgar tiempo libre a los trabajadores es un recurso que la empresa puede utilizar en sus prácticas de recompensa, ya sea como parte de la remuneración, reconocimiento o “engagement” para favorecer la lealtad de las personas con la empresa”, comenta Domínguez.

Así por ejemplo, algunas prácticas medidas que se pueden adoptar para que el verano en la oficina sea más llevadero son:

1-    Jornada veraniega: Cambiar los horarios y adaptarlo al verano. Así por ejemplo, hay empresas que para aprovechar más la luz y la disminución en la carga laboral, extienden el horario de lunes a jueves y el viernes sólo trabajan media jornada, lo que permite tener un fin de semana más reponedor y los trabajadores agradecen este tipo de acciones.

2-   Ropa casual: Al disminuir las reuniones formales y debido a las altas temperaturas, existen organizaciones que permiten a sus trabajadores usar tenidas más informales.

3-   Alternar turnos: Otra opción es organizar al equipo de trabajo para que en los días de menor carga laboral, que generalmente son los viernes, alternen su asistencia, es decir, ir viernes por medio a la oficina.

4-   Facilitar el descanso: los empleadores deben ser flexibles a la hora de negocias el periodo vacacional y buscar el mejor acuerdo para ambas partes.

5-    No olvidar a la familia: En verano los niños están de vacaciones, lo que puede ser una preocupación más para los padres: Cómo entretenerlos o con quién dejarlos. Ante esto, es recomendable que las compañías ideen programas de recreación para los colegiales, así los papás estarán más tranquilos y agradecidos de este beneficio.

6-   Fomentar el deporte Generar actividades recreativas y saludables para los trabajadores es otra alternativa. Así por ejemplo, la gimnasia de pausa, el yoga en la oficina o el pago de bonos para asistir a un gimnasio durante el verano son algunas opciones por las que las empresas pueden optar.

RSE verano

Foto: El Mercurio

Promover la actividad física es otra opción positiva para las empresas.

Por qué hacerlo

Si se pretende ser responsable con la sociedad, es importante ser responsables al interior de la organización, cumpliendo las condiciones laborales necesarias y justas y otorgando ciertos aportes a los empleados, que los mantengan contentos y a gusto en el lugar de trabajo en que se están desarrollando. Así, las empresas podrán retener a sus mejores talentos.

“La responsabilidad social  parte por casa y se hace presente a través de buenas prácticas de Recursos Humanos. El buen trato, el pagar sueldos justos, el proveer de oportunidades equitativas y fortalecer el balance entre la vida personal y laboral son acciones que las empresas deben ejecutar al interior de sus organizaciones, con sus trabajadores  antes de salir a apoyar a la sociedad”, argumenta Felipe Domínguez.

En sentido, el experto entrega las siguientes recomendaciones:

  1. Las empresas deben comenzar a ver las vacaciones y el tiempo libre como un recurso y una inversión y no como un gasto.
  2. Las compañías debe facilitar que las personas se tomen el descanso que se han ganado, de la mejor forma posible.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X